CONFECCIÓN DE UN KIT DE SUPERVIVENCIA

CONFECCIÓN DE UN KIT DE SUPERVIVENCIA

“Cuanto más sabes, menos necesitas”

INTRODUCCIÓN

Un “kit de Supervivencia” es un conjunto de cosas que se complementan en su uso para sobrevivir o mantener la vida. Por lo tanto es un compendio de utensilios que cubren unas necesidades específicas.

¿Qué necesidades podemos tener?

Las necesidades a cubrir están relacionadas en la gestión del: agua, fuego, refugio y alimentación y tienen su sentido de ser en evitar la muerte o peligros producidos por; la muerte por frío o hipotermia, la falta de agua potable o potabilización, la necesidad de producir fuego para gestionar todo lo anterior y de construir un refugio vivac donde resguardarse de la intemperie. La alimentación no siendo la necesidad más acuciante también debe de solventarla el material del kit de supervivencia.

Aquí hay que distinguir los distintos tipos o ambientes en los que son necesarios, para adaptar el conjunto de utensilios lo más posible. Los ambientes pueden ser de los siguientes tipos:

Se denomina “ambiente” al entorno climático específico o al entorno concreto en el que se produce la situación de supervivencia y que viene definido con unos condicionantes especiales. Ejemplos de ambientes; selva tropical, desértico o subdesértico, bosque templado, alta montaña o glacial y costa y mar. También son situaciones de Supervivencia las producidas por desastres naturales o acciones humanas que pasamos a relacionar:

Desastres naturales:

Terremotos, huracanes, tornados, lluvias torrenciales e inundaciones, tsunamis, deslizamientos y avalanchas, incendios.

Supervivencia por factores humanos:

Guerras y zonas de conflicto, migraciones y refugiados, incendios, actos de terrorismo, secuestros, tiroteos, amenaza de bombas, ..

Deberemos de adaptar el Kit a la previsión sobre el “evento negativo” al que nos podemos enfrentar, y en todo caso es común a todos ellos cubrir las necesidades vitales entendiendo por ellas la gestión del; agua, fuego, refugio y alimentos.

También tendremos que cubrir otras necesidades no menos importantes como son; ubicación, comunicaciones, sanidad, desplazamientos y transporte, establecimiento de un “plan de emergencias” previo y por escrito, otras.

El kit de Supervivencia es un conjunto de elementos que nos facilitan gestionar lo necesario para la vida, llevarlo preparado en una buena decisión, sin embargo puede ser que tengamos que improvisar uno sobre la marcha, para ello aprovecharemos todos los recursos materiales è tangibles que nos proporcionara el entorno donde nos encontremos, establecemos un método eficiente para su búsqueda y una manera de gestionar los recursos:

kit básico

Protocolos de búsqueda de recursos.

Distinguiremos dos tipos principales de recursos, los tangibles y los no tangibles:

Los recursos intangibles son los conocimientos, habilidades y destrezas que las personas implicadas en la situación de supervivencia tienen, así será fundamental presentarse al resto del equipo y expresarlos para gestionar lo más adecuadamente posible las necesidades del grupo

Los recursos tangibles son todos los materiales, víveres, herramientas y utillajes que disponemos para nuestra supervivencia bien porque los hemos transportado nosotros o bien porque los recolectamos o elaboramos del ambiente en el que nos encontramos.

En relación a los recursos tangibles hay que desarrollar la capacidad de “ver” en un recurso material muchas más utilidades de para las que fue concebido, así pues una simple lata de aluminio, no es sólo un recipiente sino que puede ser utilizada para cubrir otras muchas necesidades de; agua, fuego, refugio o alimentos. Para desarrollar esta habilidad hemos ideado un sistema que ayuda a calcular “el PQ de las cosas” (El Para Qué sirven)

   ¿Cómo se calcula el PQ de un objeto?

Se reúnen unas 4 personas, se les da el objeto que se trate y cada uno debe de decir una utilidad que se le ocurra, así hasta agotar las ideas. Utilidades que deben de ser aceptadas como viables y que se anotan con un punto positivo en las posiciones de unidades, decenas, centenas y  millares definidas respectivamente por la utilidad dada en los siguientes campos fundamentales de la supervivencia; agua, fuego, refugio y alimentación:

 Agua, posición de unidades:

  1. Recipiente de líquidos
  2. Para hacer un filtro con carbón.

 Fuego, posición de decenas:

  1. Con la concavidad de la base, puliéndola con pasta de dientes, bicarbonato o polvo de sílex obtenemos una superficie cóncava que concentra los rayos de sol para producir fuego sobre una yesca.
  2. La parte interior de aluminio la plegamos en forma cóncava para crear una lente similar a la anterior pero más grande.
  3. Si hacemos micro tiras de aluminio raspando y le arrimamos una pila eléctrica se producirá fuego.
  4. Tapando el agujero de la lata o cortando dos culos de latas y encajando uno con otro, y poniéndola al fuego 30 minutos sirve de horno para carbonizar tejidos naturales (algodón, lino, seda) y crear yesca carbonizada que arde fácilmente.

Refugio, de centenas:

  1. La parte interior de aluminio  nos sirve como espejo reflector para señales.
  2. Podemos convertir la lata en un pequeño candil, haciéndole tiras verticales de un cm de anchura y aplastándolas para que salga la luz de una vela en su interior.

  Alimentación, millares:

  1. La chapa de aluminio doblada y prensada varias veces se puede convertir en una punta de lanza muy afilada para cazar.
  2. La anilla de la lata se corta por un lado y se convierte en un anzuelo.
  3. Recipiente para cocinar o hervir agua.

Por lo tanto el PQ de una lata de refrescos de aluminio es 2423 en función del número de utilidades de uso que podemos obtener en las posiciones de; agua 2, fuego 4, refugio 2 y alimentación 3. Todas ellas suman un total de 11 utilidades básicas cuando hablamos de una situación de escasez de recursos, éste es un método que nos ayudará a conocer el potencial de todos los objetos. Obviamente cuantas más personas participen en la “rueda de utilidades” más amplio será el potencial alcanzado, pero un mínimo de 4 da bastante información.

Es un juego fácil e innovador de hacernos pensar con el lado imaginativo e innovador de nuestro cerebro, cómo en la definición  de inteligencia es  la capacidad de pensar, entender, asimilar, elaborar información y emplear el uso de la lógica e incluso de la imaginación para ver más allá de lo que conocemos.

https://youtu.be/H-WLcA9KLz8

 

Empecemos entonces por montar un Kit de Supervivencia en la Naturaleza que cubre las necesidades vitales y servirá de base para complementarlo con otras específicas. Luego aprenderemos a montar un Kit de Evacuación de Emergencia que responde más a las necesidades de supervivencia sobrevenidas en un ambiente urbano.

Debería tener todo lo necesario para gestionar las necesidades de; agua, fuego, refugio y alimentos, que pese y ocupe poco para que sea fácilmente transportable. A ser posible debe de estar contenido en una caja o bolsa estanca.

El uso de algunos de sus elementos requiere conocimientos y preparación previa, si no los tiene preocúpese en adquirirlos, no espere a verse en una situación extrema con el material adecuado pero sin saber usarlo, de nada le servirá.

Se debe adaptar a cada ambiente de clima y básicamente debe tener:

 

Para el fuego:

Mechero

Ferrocerio

Lupa

Velas

Yesca carbonizada

Cerillas anti humedad

 

Para el agua:

Agua

Cantimplora

Bolsa para transportar agua

Pastillas potabilizadoras

Recipiente de bandeja de aluminio (plegada)

Bote con lejía apta para alimentación

Permanganato potásico

Dispositivo de purificación de agua

 

Para el refugio:

Mantas térmicas

Poncho

Basa o plástico de 2×2 metros

20 metros de cordino resistente (2 mm)

1 clavo

Rollo de alambre pequeño (10 metros)

Machete

Serrucho plegable

Radio pequeña alimentada por dinamo

Linterna alimentada por dinamo

Cargador solar

 

Para alimentación:

5 metros de cable de acero 4 mm para trampas

Cordino paracord (trampas, arcos,..)

Equipo de pesca (sedal, anzuelos, ..)

Comida energética (ej. Chocolate) y proteínas (carne seca)

Comida deshidratada (pesa poco)

Infusiones

Azúcar

Taza de metal

 

 

Otros:

Mapas

Silbato

Navaja multiuso

Preservativo

Linterna de cabeza con baterías de repuesto

Brújula

Bloc pequeño

Lápiz

Mapa

Braga

Cinta americana

Pilas

Repelente de insectos

Protector solar

Aparato GPS y baterías extras

Kit de agujas e hilos de coser

Teléfono con baterías

Juego de walkies

Bolsitas de plástico impermeable de varios tamaños.

Fotocopias de documentos; dni, pasaporte, carné de conducir,…

Botiquín:

Medicinas básicas

Medicinas específicas del usuario

Antibióticos

Pomada antibiótica

Analgésicos

Anti cólicos

Anti inflamatorios

Antihistamínicos

Vaselina

Aspirina

Antiácidos

Cuchillas quirúrgicas

Suturas de mariposa

Tiritas

Gasa estéril de 5 cm

Gasa estéril 10 cm

Rollo de venda estéril

Vendajes adhesivos – varios tamaños

Pinzas

Agujas

Inyectables

Tijeras

Esparadrapo

Algodón

Iodo

Guates de látex

 

Además de todo lo anterior en el caso de Supervivencia en ambientes urbanos o en previsión de desastres naturales deberemos de completar el kit hasta convertirlo en un Kit de Evacuación de Emergencia.

Cómo hacer un kit de evacuación en caso de emergencia

Cómo hacer tu kit de evacuación en caso de emergencias por desastres naturales; terremotos, avalanchas, inundaciones, tsunamis, erupciones, actos de terrorismo, etc.

Los desastres, ya sean naturales o causados por el hombre, pueden obligar a los trabajadores a evacuar sus lugares de trabajo o residencia. En ciudades grandes, un desastre también puede afectar el transporte público, lo que puede llevarte a buscar una ruta alternativa para llegar a casa o alejarte del desastre. Puede ser que en una emergencia te encuentres solo y te veas obligado a improvisar. Aquí te explicamos cómo hacer un kit de evacuación en caso de emergencia, el cual debes guardar en el trabajo o casa listo para llevar y mantenerte sano a salvo y preparado.

 Cómo hacer tu kit de evacuación en caso de emergencia

  1. Escoge una maleta apropiada.Utiliza una mochila grande de lona que sea resistente al agua y que tenga varios compartimientos y asas acolchadas. Además, esta debe tener una correa en la cintura que ayude a distribuir el peso y así poder cargarla fácilmente por largas distancias. Ya que no la vas a usar a diario, puedes comprar una barata en una tienda de descuentos, en tiendas de artículos militares, en tiendas de un dólar o incluso en una tienda de segunda mano. Piensa más en funcionalidad que en moda.
  • Pon en tu mochila una etiqueta con tu nombre e información de contacto. De ser posible, incluye algún tipo de identificación en la misma, como por ejemplo un documento de identidad de un antiguo empleo que te haya quedado; puedes olvidar tu mochila.
  • Lleva copia de los documentos necesarios en bolsa impermeable; carné, dni, pasaporte, carné de conducir, otros.
  1. Guarda suficiente agua y comida.El agua es pesada, pero necesitarás tener la mayor cantidad posible. Además, necesitarás bocadillos ricos en calorías. Guarda al menos una botella de agua sellada en tu mochila y guarda más si puedes soportar el peso. Asegúrate de que el envase sea duradero para que puedas rellenarlo y taparlo con facilidad.
  • Guarda barras de granola o barras energéticas que sean ricas en calorías y carbohidratos y que se mantengan bien con el tiempo. Los alimentos son necesarios no solamente por la energía que proporcionan, sino también porque levantan la moral. Las frutas secas también son una excelente alternativa.
  • La mantequilla de maní (asumiendo que no eres alérgico al maní) viene en prácticos tubos, es una gran fuente de proteína y no hace falta refrigerarla o cocinarla.
  1. Guarda cinta reflectiva.Los apagones han hecho que varias ciudades dejen de funcionar, forzando a las personas a caminar por kilómetros. El servicio de telefonía puede ser irregular o inexistente. Los metros pueden dejar de funcionar y, a falta de semáforos que funcionen, los vehículos pueden ir en dirección contraria. ¡Prevé! ¡Haz un plan! Ve a una tienda de textiles o de deportes, o busca cinta reflectiva en la Internet. Compra de 1 a 3 metros, ya que la usarás en tu mochila y en otras cosas de ser necesario. Por lo general la venden en rollos y es de 2,5 cm (1 pulgada) de ancho o más.
  • Pon cinta reflectiva en la parte exterior de tu mochila. Si es que no sabes coser, usa pegamento para tela.
  • Pega cinta reflectiva en la parte trasera de tu mochila y en la parte delantera de las asas.
  • Usa bastante cinta. Esta puede hacerte visible ante los conductores o ante quienes trabajan en la emergencia.
  1. Guarda un impermeable o un poncho.Elige un impermeable o poncho de un color llamativo como el amarillo para que resaltes más. Este puede protegerte de las fuerzas del medio ambiente durante una larga caminata, te puede dar refugio y, si lo cubres con cinta reflectiva, puede hacerte resaltar ante los conductores y otras personas. Debes ponerle cinta reflectiva a tu impermeable, ya que al usarlo puede que tapes la cinta de tu mochila.
  • Dobla el poncho y guárdalo en tu mochila. Si no se dobla en sí mismo (como muchos lo hacen), puedes comprimirlo en una bolsa pequeña para que no estorbe.
  • Para compactarlo, también puedes amarrarlo con ligas gruesas para el pelo. Estas ligas también te servirán para que el cabello no te estorbe durante la emergencia (además de ser frustrante, el cabello en los ojos puede obstruir la visión).
  1. Guarda una manta térmica.Puedes comprar láminas de Mylar (también llamadas mantas térmicas) en ferreterías o en tiendas donde vendan insumos para acampar. Son grandes, livianas, impermeables y extremadamente delgadas. Vienen empaquetadas de forma muy compacta, más o menos del tamaño de una venda, y es mejor dejarlas en su empaque original hasta que necesites usarlas porque, una vez abiertas, es bastante difícil volverlas a doblar. Ya que el Mylar refleja el calor, puede usarse en casos de frío extremo para retener el calor del cuerpo o, en condiciones de calor extremo, para reflejar el calor hacia afuera.
  2. Guarda un silbato.En caso de quedar atrapado, un silbato hará más ruido y con menos esfuerzo que si gritaras. Además, su tono agudo tendrá más alcance que tu voz.
  3. Guarda un par de zapatillas. En el caso de una emergencia, puede que tengas que correr o caminar por largas distancias en condiciones impredecibles y no querrás hacerlo en zapatos de tacón alto o en los zapatos de cuero duro que usas para trabajar. Tu seguridad puede depender de moverte rápidamente, viajando a pie de forma eficaz. Las zapatillas son absolutamente indispensables en un kit de emergencia para el trabajo. No guardes un par nuevo, ya que pueden causarte ampollas; de ser posible, guarda un par que ya hayas ablandado con el uso pero que no estén desgastados. Hasta un par de zapatillas usadas es mejor que los zapatos o tacos.
  • Muchas zapatillas vienen con tiras reflectivas, pero puedes añadirles más. Aún te debe quedar algo de la cinta reflectiva que usaste en el poncho y en la mochila.
  1. Guarda medias.Guarda medias deportivas de algodón que sean adecuadas para tus zapatillas en cuanto al grosor. Evita las tobilleras, ya que estas no protegen tus talones si caminas por largas distancias. Mete las medias en las zapatillas para ocupar menos espacio y mantener así tu calzado junto.
  • Es recomendable que las mujeres que usan faldas y vestidos empaquen medias deportivas altas para que protejan más sus piernas.
  1. Guarda un pequeño botiquín de primeros auxilios.Usa una bolsa de uno o cuatro litros con cierre como botiquín. Etiquétalo. Incluso puedes ponerle un pedazo de cinta reflectiva para poder encontrarlo más fácilmente en caso se te caiga o lo tengas que buscar en tu mochila en la oscuridad. Pon dentro los siguientes artículos:
  • Vendas adhesivas: guarda varias de distintos tamaños, pero en especial las de 2,5 cm, ya que son ideales para ampollas. Las vendas hechas de espuma protegen más las ampollas que las de tela y, además, pueden usarse para otro tipo de primeros auxilios.
  • Una crema antibacterial para primeros auxilios.
  • Benadryl u otro antihistamínico: una emergencia no es buen momento para tener una reacción alérgica.
  • Un auto inyector de epinefrina si es que tu doctor te lo ha recetado para alergias fuertes. Generalmente están dispuestos a darte una prescripción para varios auto inyectores para que así puedas tener varios a tu disposición.
  • Medicamentos con receta médica suficientes para durar un día o dos en un contenedor debidamente etiquetado. Si te cambian las medicinas, tienes que actualizar tu botiquín. Sé bien específico al etiquetarlo; describe la pastilla, la dosis y su función. No olvides incluir un inhalador para el asma si es que eres asmático. Puede que tengas que caminar y la calidad del aire no sea la mejor.
  • Analgésicos como la aspirina. Busca pomos pequeños en la sección de tamaños de muestra o para viajes de la tienda.
  • Una venda, la cual es ideal tanto para vendar tobillos como para inmovilizar extremidades.
  • Los guantes de látex o de vinilo (si es que eres alérgico al látex) son indispensables. Es posible que te encuentres rodeado de personas heridas o que tengas que curar a alguien con tu botiquín de primeros auxilios.
  • Un gel antibacterial para lavarte las manos.
  • Una toalla de mano: puedes usarla para limpiarte las manos, secarte el sudor de la frente o hacer señas.
  • Pon en tu botiquín una botella de tamaño de muestra o para viajes de solución salina (o solución para lentes de contacto). Puede que sea necesario que enjuagues tus ojos si es que usas lentes de contacto o si estás expuesto al polvo o a la contaminación del aire. También puedes usarlo para irrigar una herida.
  • Diferentes tipos de gasa u otros artículos de primeros auxilios. Puedes usar más bolsas plásticas de uno o cuatro litros para mantener tus artículos secos y organizados.
  1. Guarda una linterna pequeña.Encuentra al menos una linterna pequeña o mediana o una linterna frontal y asegúrate de que tenga pilas nuevas. Las linternas tipo Maglite duran muchísimo, pero pesan más por ser de aluminio. Puedes usar las más grandes como arma para defenderte en caso lo necesites. Decide si puedes soportar el peso y si cuentas con el espacio. De ser así, puedes escoger una de tamaño grande (D-cell). Nadie te va a avisar en caso de un apagón masivo o una evacuación.
  • Busca una linterna que sea pequeña o mediana y que use pilas AA o C. Esto dependerá de cuánto espacio tengas, tus necesidades y cuánto peso puedas tolerar. Las linternas livianas de plástico son ideales. No tienes que gastar mucho en una, solo asegúrate de que funcione.
  • Existen unas linternas LED de bolsillo que son nuevas en el mercado y que son más baratas (busca descuentos), más duraderas (sin focos que se quemen o rompan) y que emiten más luz por cada juego de pilas.
  1. Guarda un mapa de tu ciudad.Este debe incluir las calles e información sobre el transporte público (paradas de metro). Puede que te veas forzado a desviarte, bajarte de un tren antes de tiempo o tomar una ruta alternativa, terminando así en un lugar desconocido. Ten un mapa siempre contigo para encontrar el mejor camino hacia tu destino. Perderte puede empeorar las cosas. Suelen cambiar el sentido de las calles y puedes terminar caminando por áreas desconocidas. Ten contigo un mapa de la ciudad y fíjate en las diferentes rutas que se pueden tomar.
  2. Guarda una lista con números de contacto de emergencia.Puede que el servicio de telefonía no funcione o que la batería de tu celular no dure. Considera incluir los números de amigos o familiares que vivan cerca a tu trabajo, entre tu trabajo y tu casa y de alguien que pueda recogerte y darte refugio. Guarda bien los números en tu mochila. Puede que las líneas telefónicas estén muy congestionadas y que sea difícil que entren las llamadas, por lo que es mejor que no te fíes en llamar primero a Informaciones. Puede ser también que tu memoria para los números se vea afectada en una situación estresante, por lo que es mejor que tengas todo por escrito.
  3. Guarda una máscara que cubra tu nariz y boca.Puedes conseguir una en tu ferretería local e incluirla en tu kit. Solo cuesta unos dólares. Si necesitas una, eso quiere decir que realmente la necesitas. El humo y los escombros pueden asfixiarte durante un incendio o terremoto. Una mascarilla puede resultar de mucha ayuda.
  4. Guarda un cargador portátil para tu teléfono.Existen cargadores solares y eólicos. Otros generalmente usan algunas pilas pequeñas y convierten la energía para poder cargar tu teléfono un poco. Fíjate en páginas web de viajes, tiendas de accesorios para teléfonos celulares o en tiendas de aeropuertos.
  5. Guarda algo de dinero, pero no demasiado.Guarda efectivo para usarlo en teléfonos públicos, comida de máquinas expendedoras, o cualquier otra cosa que pueda surgir. No guardes mucho, solo unos cuantos billetes y monedas. Generalmente puedes esconderlo debajo del cartón duro del fondo de tu mochila. Puedes usarlo para transporte o para comprar algo de comer o beber. No olvides de incluir varias monedas por si necesitas usar un teléfono público y logras encontrar uno.
  6. Guarda un paquete pequeño de pañuelos de papel o toallitas húmedas. Pueden tener un segundo uso en caso de que los servicios higiénicos no estén correctamente abastecidos. Piensa en las distintas cosas con las que puedes encontrarte de camino a casa. Cada ciudad y sus instalaciones son diferentes.
  7. Incluye una herramienta multiuso de bolsillo o una navaja suiza.Las herramientas multiuso están disponibles en la mayoría de tiendas de artículos deportivos o de campamento. La que se muestra aquí tiene un alicate el cual puede ser muy útil. Hay demasiadas formas de usar cada una de estas herramientas como para mencionarlas todas.
  8. Guarda una radio pequeña.Hay varias estaciones locales de radio que, ante una emergencia, cambian su programación. Busca una radio de transistores FM que sea pequeña y a pilas. Para que inviertas lo mínimo, puedes encontrarlas en tiendas de descuento o tiendas de electrónica. Todas las estaciones locales de radio empezarán a transmitir sobre la emergencia si es que hay una en tu área. Antes de meterla en tu mochila, asegúrate de que tenga pilas nuevas y esté apagada.
  9. Pega con cinta adhesiva una llave extra de tu casa debajo del cartón que está en el fondo de tu mochila.Si la llave es de tu casa, no pongas nada que la identifique como tal. Incluso es mejor si cuelgas una pequeña caja fuerte en la puerta de tu casa (de ser posible) con una llave extra dentro. Cuestan US$ 30 en las ferreterías y también son muy útiles en caso de que tú o alguien de tu familia accidentalmente se quede afuera de la casa o por si necesitas que un vecino entre a tu casa estando tú de viaje; no será necesario que arriesgues perder una llave de repuesto escondida en algún lado.
  • Otra ventaja es que si no llevas una llave de repuesto en tu kit de emergencia, puedes poner una etiqueta con tu dirección en ella. Dependiendo de tu situación, podría además ser útil incluir una llave de repuesto de tu auto (o ponerla en una caja de seguridad magnética que se monta en la llanta, ¡estas realmente funcionan!)

En caso de tener que elaborar el Kit de Evacuación de Emergencias para una unidad familiar habrá que prever las necesidades del grupo que la compone.

10 Motivos por los que aprender Técnicas de Supervivencia

Motivo #10: Porque no sólo eres tú
Así es, aunque no te des cuenta, puede haber alguien que dependa de ti. Esta persona puede necesitar de tu ayuda en tiempos de crisis. Puede que sea tu mujer, tus hijos, tus padres, tus amigos o tus hermanos. Es casi seguro que seas la única persona de tu círculo social que tenga habilidades para la supervivencia en la naturaleza o en entornos urbanos. No les falles, aprender técnicas de supervivencia no trata sólo sobre ti mismo. También consiste en utilizar esos conocimientos para ayudar a los demás cuando lo necesiten.

Motivo #9: Conectar con la naturaleza
Todo lo que utilizamos a diario es, de alguna forma u otra, proveniente de la naturaleza. La Madre Naturaleza es INCREÍBLE y nos provee de todo lo necesario para vivir. Aprender técnicas de supervivencia te conecta con la naturaleza de una forma especial como ninguna otra actividad. Trabajar con la naturaleza para encontrar nuestras necesidades básicas de supervivencia como humanos es una increíble experiencia que nos transmite sensación de paz, realización y seguridad.

Motivo #8: ¡Es una aventura!
¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo fuera de lo común? ¡Aprender técnicas de supervivencia es una actividad de aventura muy divertida! Sal de tu rutina y empieza a practicar técnicas de supervivencia, ya sea tú sólo, con amigos o familiares. Verás cómo es un fin de semana diferente. A partir de aquí, te irás interesando más sobre la supervivencia y, aquí viene lo mejor, conocerás a GENTE FANTÁSTICA de todas partes. Además, la supervivencia es una actividad mundial, vayas donde vayas, siempre aprenderás cosas nuevas. Empieza aprendiendo pequeños trucos y diviértete, ¡ya no podrás parar!

Motivo #7: La inestabilidad mundial
Puede sonar un poco peliculero, pero es real: vivimos en un mundo donde la economía es cada vez más inestable, países enteros en serias dificultades económicas, el terrorismo es una de las mayores preocupaciones mundiales, y la tensión política es muy crítica. Estamos en un mundo que parece una olla a presión, y quien sabe lo que puede ocurrir en el futuro. Esperemos que no ocurra nada, eso sería lo ideal. Pero como más vale prevenir que curar, no viene mal conocer varias técnicas de supervivencia básica.

Motivo #6: Ser más independiente
Aprender técnicas de supervivencia es un acto de independencia. Coger el destino con tus propias manos. Puede que llegue algún día en el que tu vida dependa únicamente de ti. No hace falta llegar a ningún apocalipsis para verse solo luchando por sobrevivir: ya sea un accidente de senderismo, o un desastre natural, vas a tener que apañártelas solo durante, al menos, un tiempo. Otras personas, como en el Motivo #1, también pueden depender de ti. Los Gobiernos te van a fallar, eso seguro. No importa lo bien intencionados que sean los planes de una institución durante algún desastre natural: al principio será un caos a gran escala y no van a poder ayudar a todo el mundo a la vez. Puede que tarden 2 o 3 días en llegar hasta ti. Al final del día, tú eres el único responsable de ti mismo.

Motivo #5: Desafío personal
Aprender técnicas de supervivencia es un desafío. Nadie dijo nunca que fuese fácil. Las habilidades para la supervivencia necesitan práctica y determinación. Perfeccionar habilidades como encender un fuego puede ser frustrante y necesitar muchas horas de práctica. Sin embargo, el premio de aprender todas estas técnicas es que algún día pueden salvarte la vida. Este desafío personal no solo es una inmensa sensación de realización, sino también una profunda sensación de paz y seguridad en ti mismo.

Motivo #4: La Madre Naturaleza es implacable
Es una asesina despiadada y no mostrará compasión alguna contigo o alguna de tus posesiones cuando decida dar rienda suelta a su furia. Ella manda. SIEMPRE. Lo mejor que podemos hacer es prepararnos para hacer frente a las secuelas. Sobrevivir a la furia de la Madre Naturaleza es tan solo el primer paso. Mitigar el caos que viene después es cuando realmente se ponen a prueba tus habilidades de supervivencia: refugio, agua, fuego y comida.

Motivo #3: Todo lo hecho por el hombre puede fallar (y fallará)
Los aviones se estrellan, las presas estallan, las centrales nucleares se fusionan, las tuberías de gas explotan, las redes eléctricas fallan… y la lista sigue, y sigue. Las técnicas de supervivencia nos preparan para cuando llegue el tiempo de lo inevitable en el que todo aquello hecho por el hombre en lo que dependemos falle. El saber no ocupa lugar, tus conocimientos van a ir siempre contigo sin importar dónde estás o a dónde vas. Tus conocimientos no necesitan una fuente eléctrica o un teléfono móvil. No dependen de la gasolina o de baterías. Están ahí para cuando los necesites sin importar las circunstancias.

Motivo #2: Invierte en ti mismo
Aprender técnicas de supervivencia es una inversión de tiempo, y muchas veces de dinero. Pero más importante todavía, es una inversión en ti mismo. Tú eres tu recurso más valioso. No subestimes la fuerza que hay en ti. Eres único e increíble. Da el paso e invierte un poco de tiempo y un poco de dinero en aprender técnicas de supervivencia que puedan cambiar tu vida. El conocimiento es poder.

Motivo #1: Tarde o temprano vas a necesitar técnicas de supervivencia
La FEMA (Federal Emergency Management Agency, Estados Unidos) comenzó declarando desastres a gran escala en el año 1953. Ese año declararon 13 desastres. En 2011 declararon 99. Estadísticamente, los grandes desastres están incrementando su frecuencia y su violencia cada año. Cosas terribles le ocurren a gente buena. Todos los días hay alguien que se encuentra repentinamente en un escenario de supervivencia donde debe confiar en sus conocimientos y recursos para sobrevivir. Accidentes de aviones, coches sin gasolina, incendios devastadores, huracanes feroces, puentes colapsados… personas que se ven obligadas a sobrevivir tras las consecuencias de alguna fatalidad. Vivimos en una locura de mundo, debes estar preparado para lo que ocurra. Pensar que “nunca me va a ocurrir a mí” no es un pensamiento inteligente.
Si estas 10 razones no han sido suficientemente convincentes, aquí va una más:
¡Aprender supervivencia es divertido!
Encender fuegos, construir armas, construir refugios, probar cuchillos, dormir en tiendas de campaña, montar hamacas, comer caliente en el monte… ¡a quien no le gusta hacer todo esto! Escapa de tu rutina durante unos días y explora algún bosque cercano. ¡Te sorprenderás de ti mismo!

Homologan la Escuela para impartir Cursos a nivel mundial.

La Asociación Mundial de Instructores de Supervivencia SIWA – ha designado como “Escuela Oficial SIWA”  para los Cursos de Supervivencia a la “Escuela Española de Supervivencia EES” ubicada en Granada, España

Madrid, lunes 12 de Junio 2017

SIWA, Survival Intructors World Association con sede en los Estados Unidos de América, luego de haber evaluado a la Escuela Española de Supervivencia EES y comprobar su adaptación y cumplimiento de los requisitos exigidos, otorga el Reconocimiento y Sello  de “Escuela Oficial SIWA” a dicha Escuela, constituyéndose en la Tercera Escuela a Nivel Mundial y la Primera Escuela en España y Europa en obtener tan alto reconocimiento. El presidente de SIWA  D. José Manuel Solana Bellver y el Presidente de EES  D. Ignacio Luis Ortega Joya han firmado un Convenio de Representación y Cooperación Interinstitucional  para impartir todos los Niveles Formativos de Supervivencia en sus dos modalidades: Supervivencia “Open Nature” y Supervivencia “ Tecnica&Tactica”. Continúa leyendo…

Dudas sobre la Supervivencia

Hace poco un cliente me preguntaba si ciertas prácticas de SUP estaban prohibidas.

Interesarte por la Supervivencia es bueno y el primer paso para conseguir muchas más cosas, supervivencia es todo, las ciudades, la técnica, las comodidades que nos rodean en nuestra vida cotidiana son la suma de muchas pequeñas aportaciones que unos y otros han sumado para llegar a formar una civilización. Ésta comodidad y facilidad de acceso a  todo lo necesario ha hecho que nos alejemos del concepto de “autosuficiencia” y seamos completamente dependientes de algo externo a nosotros. Cuando aprendes SUP lo haces para ser auto suficiente al menos en lo que respecta a mantener la vida.

Continúa leyendo…

Escuela Española de Supervivencia

Bienvenido a la web de la EES, aquí encontrarás información para realizar actividades de supervivencia, formarte y numerosos recursos de utilidad.

La supervivencia abarca numerosas disciplinas, ciencias naturales y técnicas diversas, si deseas contribuir a su desarrollo y difusión puedes contar con la EES para su difusión.

MISIÓN Y OBJETIVO DE LA ESCUELA ESPAÑOLA DE SUPERVIVENCIA

En la EES estamos trabajando para dotar a ésta actividad de contenido didáctico y de base filosófica como para hacerla merecedora de la máxima atención. Su potencial es enorme si consideramos que la Supervivencia incluye el conocimiento de todas las ciencias, artesanías y conocimiento que el hombre a acumulado a lo largo de la historia. 

El potencial es inmenso y para alcanzar unos objetivos razonables lo vamos a hacer a partir de las siguientes premisas: Continúa leyendo…