mordeduras de serpientes, viboras y culebras

Víboras y culebras: Las Serpientes de España

Como norma general, cuando hablamos de serpientes, pensamos en animales peligrosos, esto se debe al miedo que nos suscitan.

Este miedo no es a las serpientes en sí, sino al daño que pueden ocasionarnos con su veneno.

Sin duda, la adecuada información de las especies que podemos encontrar en un entorno determinado así como de los riesgos reales asociados, es algo básico y no solo en situaciones de supervivencia.

 

¿Qué serpientes podemos encontrar en España?

En la Península Ibérica en general, vamos a encontrarnos con dos tipos de serpientes: culebras y víboras.

Ambas son absolutamente inofensivas siempre y cuando nos comportemos frente a ellas con un cuidado y, por qué no, respeto mínimo.

Mientras que las culebras no se consideran serpientes venenosas, bien porque no tienen veneno o porque la cantidad de veneno inoculable es mínima sin efecto en el ser humano (salvo reacciones alérgicas), las víboras son lo que llamaríamos “venenosas”, pero profundizaremos sobre ello más adelante.

No podemos olvidar que las serpientes son un eslabón indispensable en las cadenas tróficas de nuestros ecosistemas, tanto como depredador como presa.

Existen 13 especies de culebras diferentes y solo ejemplares como la culebra bastarda o la cogulla son venenosas, aunque inoculan un veneno que en principio no supone un riesgo para el ser humano. Además, las reducidas dimensiones de la boca o la posición de los dientes en la parte trasera de la mandíbula (opistoglifos), dificultan notablemente la mordedura.

Por ejemplo, uno de los últimos casos de mordedura por Culebra bastarda, ocurrió porque la persona le introdujo un dedo en la boca.

En lo que se refiere a víboras, contamos con 3 especies, las cuales tienen una distribución geográfica diferente.

mapa españa con culebrasserpientes por zona en españavibora españa

Si bien es cierto que cuentan con colmillos inyectores de veneno, no son como ciertas especies tropicales en cuanto a la rapidez de actuación del veneno, sino que en caso de mordedura, tendremos tiempo de activar el protocolo de emergencia correspondiente.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de complicaciones graves que ponen en peligro la vida, en caso de ocurrir, se presentan después de 6 horas de la mordedura.

 

Encuentros con serpientes: cómo reaccionan ellas y cómo deberíamos reaccionar nosotros.

Las serpientes de nuestro país reaccionas de dos formas diferenciadas.

Las culebras además de no suponer un peligro por la ausencia de veneno, suele huir rápidamente.

Al contrario que las víboras, que quedan paralizadas a la espera de que el peligro pase. Solo atacan en última estancia cuando nos acercamos demasiado a ellas.

Es por esto que la primera medida que tenemos que tener en cuenta cuando estemos en entornos con posible presencia de víboras, es la precaución.

ANTICIPACIÓN
–       Informarse sobre la fauna presente o ausente en la zona

–       Evitar zonas frondosas o de visibilidad reducida

–       Utilizar botas de montaña y pantalón largo, incluso protección especial si fuera necesario (polainas, espinilleras, botas de agua…)

–       Fijarnos donde pisamos o nos sentamos

–       Prestar especial atención al manipular mochilas, sacos de dormir…

PRUDENCIA, RESPETO Y CALMA
–       Mantenerse la distancia

–       No intentar asustarlas

–       No intentar atraparlas

–       No perder el control (gritar, correr…)

REACCIÓN RÁPIDA
–       En caso de picadura, activar el protocolo de emergencia lo antes posible (llamar al 112) e ir rápido a un hospital.

¿Cómo diferencias una víbora de una culebra?

A pesar de que se habla de algunas características exclusivas de las víboras, hay una que resulta inequívoca, y es la relativa al tamaño de las escamas de la cabeza.

Las víboras tienen las escamas de la cabeza del mismo tamaño que las del resto del cuerpo. Esto no ocurre en las culebras, que tienen las llamadas placas de lagarto, que no son otra cosa que escamas de gran tamaño.

diferencias entre viboras y culebras

Imágenes de víboras para reconocerlas

vibora cabeza gris

vibora cabeza negra

 

Apariencia de las culebras

culebra coloreada

culebra negra

 

Hay otras características propias de las víboras que pueden resultar menos evidentes, como las indicadas a continuación:

  • Pupila vertical o de gato: es característica de las víboras y si la tiene, nunca será una culebra. Pero hay que tener cuidado porque en ocasiones la exposición a la luz hace que se dilate tanto que parezca una pupila redonda como la de las culebras.
  • Cabeza triangular: las víboras tienen la cabeza de forma triangular. Las culebras tienen la cabeza alargada, pero hay algunas especies como la culebra de agua que precisamente simula la morfología de las víboras cuando se siente atacada, ensanchando su cabeza que pasa de forma alargada a triangular.
  • Patrón en zigzag: quizá sea la menos representativa de todas las características ya que el dibujo de las escamas del cuerpo de algunas víboras no sigue este patrón mientras que el de lagunas culebras sí.

El tamaño de las escamas de la cabeza en una característica diferencial inequívoca entre víboras y culebras

Datos reales sobre accidentes con serpientes

Para poder valorar los riesgos reales de encontrarnos en entorno con presencia potencial de serpientes (víboras en este caso), es necesario conocer los datos reales de accidentes relacionados con mordeduras de serpientes.

En España al año son mordidas de 1.500 a 2.000 personas, de las cuales solo pierden la vida de 3 a 5. Para poder hacernos una idea de si esto es mucho o poco, por picaduras de abejas y avispas mueren más del doble.

Además, las estadísticas indican que entorno al 20- 50% de las mordeduras suelen ser secas, es decir, no se produce inoculación de veneno.

Y no solo eso, sino que la mayoría de las mordeduras se producen en manos o brazos al intentar capturarlas.

Visto así, parece que el peligro no es tan grande como podríamos pensar inicialmente.

También debemos saber que en caso de mordedura, generalmente dispondremos de varias horas antes de ser atendidos.

Los casos más graves se dan en niños, en los que la dosis de veneno inoculada es proporcionalmente mayor. También revisten mayor gravedad las mordeduras en cara y cuello.

La muerte, a diferencia de lo que ocurre con las serpientes neurotóxicas donde la parada respiratoria puede sobrevenir en las primeras horas tras la mordedura, nunca se produce antes de 48 horas desde la mordedura,

Por tanto los desenlaces fatales ante mordeduras de víbora son excepcionales.

 

Sintomatología de la mordedura de víbora

Cuando se produce la mordedura, se origina un inmediato dolor en el punto de inserción de los colmillos, donde pueden apreciarse dos marcas puntiformes.

El dolor se irradia a todo el miembro, provocando inflamación y rojez, alcanzando su máximo a las 48 horas y persistiendo durante días.

Esta inflamación puede ser tan intensa que dificulte la circulación sanguínea en el miembro mordido.

No es raro que aparezcan ampollas y manchas violáceas en la zona del mordisco.

En los casos más graves puede llegarse a anemia (causada por la destrucción de los glóbulos rojos), hemorragias por coagulopatía de consumo (generación excesiva y anormal de trombina y fibrina en la sangre circulante) e insuficiencia renal.

Primeros auxilios en caso de mordeduras de Víbora

Ante sospecha de mordedura de serpiente, seguiremos los siguientes pasos, sin olvidarnos del procedimiento estándar en casos de emergencia médica (conducta PAS: proteger, alertar y socorrer):

mordedura vibora ejemplo foto

1.- Identificación de la serpiente

Debido a la delimitada ubicación geográfica de cada especie (las áreas geográficas donde se encuentran a penas se superponen), es muy probable saber que especie ha provocado la mordedura sin necesidad de identificarla.

En cualquier caso, esta diferenciación tiene poca importancia a nivel médico, ya que la peligrosidad, los síntomas y el tratamiento son similares para las tres especies.

Por tanto no tiene sentido perder tiempo en intentar identificar  la especie, y mucho menos intentar capturarla.

 

2.- Confirmar que se trata de una mordedura

Detectaremos las marcas de los colmillos y  constataremos la inoculación de veneno por el resto de síntomas.

 

3.- Alertar a los servicios médicos

La primera medida será alertar a los servicios médicos para activar el protocolo hospitalario los antes posible, además de que pueden orientarnos si no sabemos cómo actuar.

Este paso es muy importante entre otras cosas porque no todos los hospitales están familiarizados con estos procedimientos además del hecho de que el suero antiofídico no se comercializa en España y por tanto, en caso de ser necesario (no siempre lo es), puede no estar disponible.

En caso de que haya varias personas presentes, se puede llamar al 112 a la vez que se comienza a tratar a la persona afectada, sobre todo si nos encontramos incomunicados o va a ser necesaria una primera evacuación para que los servicios médicos puedan acceder hasta nosotros.

4.- Atención del herido

Lo primero es tranquilizar a la persona afectada, es importante hacerle saber a la víctima que la mordedura no es fatal, ya que se han dado casos de infarto de miocardio desencadenado por el pánico tras ser mordidas por serpientes inofensivas. Del mismo modo una situación de excitación hará que el ritmo cardiaco aumente, favoreciendo la extensión del veneno.

Seguiremos con los siguientes pasos:

Retirar los posibles objetos constrictores tales como anillos o relojes para evitar que actúen como torniquete y aumente la inflamación.

objetos constrictores anillos

 

Desinfectar la herida externamente sin usan desinfectantes que coloren la zona.

Tanto la realización de cortes como la succión del veneno resultan procedimientos controvertidos ya que aumentan la destrucción local de tejidos y la sobreinfección, por lo que se desaconsejan.

Algunos protocolos indican la posibilidad de colocar un vendaje compresivo o un torniquete flojo (debe permitir la introducción de un dedo por debajo) entre la mordedura y la raíz del miembro mordido, dejando visible la misma.

El uso del torniquete como tal está discutido, ya que mal empleado supone más riesgos que beneficios.

Inmovilizar la zona,  manteniéndola en la posición más baja posible con respecto al resto del cuerpo. Por ejemplo, si ha ocurrido en un brazo, lo haremos con un pañuelo a modo de cabestrillo.

Si el dolor resulta muy intenso, puede administrarse un analgésico evitando los salicilatos, como la aspirina.

No dar bebidas alcohólicas ni estimulantes, ya que aumentarán el ritmo cardiaco favoreciendo la circulación del veneno.

Y lo más importante, revisar las constantes vitales constantemente para detectar posibles indicios de shock.

Los sueros antiofídicos no están exentos de riesgos por lo que debe ser administrado por personal médico, y normalmente solo en casos graves de toxicidad. Aunque es más efectivo cuanto más temprana es su aplicación, puede administrarse incluso pasadas 48 horas.

 

5) Evacuación

Siempre es mejor dejar la evacuación a personal especializado, pero si esto no es posible transportaremos a la víctima con las técnicas de inmovilización correspondiente para su traslado a un centro sanitario o hasta donde puedan acceder los servicios médicos.

 

6) Prevención

– Vestimenta adecuada: botas altas y pantalones largos gruesos, nunca ir descalzos.

– Evitar andar por zonas de vegetación alta o fuera de los senderos, o al menos utilizar un bastón para revisar el recorrido. Por la noche usar linterna.

– Prestar especial atención antes de sentarse o tumbarse y no poner las manos en zonas donde puedan esconderse las serpientes

– No dormir en vivacs abiertos o pobremente aislados.

– Dejar los sacos, mochilas y cualquier objeto que pueda ser susceptible de que se introduzca en él un animal, bien cerrados, y revisarlos antes de su uso.

_____________________

Carol Díaz

Instructora de la Escuela Española de Supervivencia & Bushcraft EES&B

1 comentario on "Víboras y culebras: Las Serpientes de España"

  • Genial todo el artículo y el protocolo. Solo echaría en falta avisar de que las serpientes, en especial las víboras que tenemos en la península son tanto o más peligrosas de pequeñas, ya que tienen el veneno pero no gradúan todavía la dosis que inyectan, pero incluso recién nacidas ya disponen de él y concentrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *