La Higiene en Supervicencia

1. La higiene como incentivador de moral

Las personas que no siguen una serie de hábitos de higiene y salud no son bien consideradas por el resto del colectivo. Sin embargo, en supervivencia puede parecer un tema menor y sin importancia debido a la urgencia de mantenerse con vida.

En la Escuela Española de Supervivencia consideramos como base de la supervivencia: conocimiento, habilidades y fortalezas; el mantenimiento de la vida propia en un estado de salud óptimo es el fiel reflejo de la fortaleza, o de la voluntad de sobrevivir.

2. La higiene por salud

2.1. Higiene en el entorno / refugio

La supervivencia puede darse en todos los entornos, incluso estando en un edificio encerrados o sepultados, y es necesario mantener la higiene en todos los casos.

Es importante evitar zonas con animales muertos y excrementos, especialmente de ave. Estas zonas pueden exponerte a enfermedades como a la Histoplasmosis … Si estamos obligados a quedarnos allí: Rociar con agua las superficies, Usar mascarilla de respiración.

Si estamos en un área confinada tener en cuenta: El CO es muy venenoso, para detectarlo es necesario tener animales cerca, cuanto más pequeños mejor, por ejemplo, un ratón o un pájaro, ante un síntoma de atolondramiento del animal habrá que salir inmediatamente; Si el O2 es menor del 21% una llama disminuye; Aumento de concentración de CO2: Aumento de la frecuencia respiratoria; Concentraciones de metano: Si tenemos llamas, estas cambian de color; Una corriente de aire no tiene por qué ser de aire fresco o respirable; Necesitamos ventilar con aire que sabemos seguro.

2.1.1.1. Contaminación química o biológica

Los agentes biológicos que se podrían usar son: Patógenos: Su entrada al cuerpo es por heridas, respiración, comida… y toxinas que aparecen inmediatamente tras la exposición y penetran desde la piel, incluso sin heridas.

Protección ante agentes biológicos: Usa la mascarilla o máscara de gas si no tienes nada cubre la cara con un paño húmedo. Ponte guantes, abrocha todo y mete el pantalón por dentro de los calcetines y sal lo antes posible. Una vez lejos debes asearte por completo con agua y jabón: ropa, equipo, dientes, pelo, uñas…

2.1.1.2. Contaminación radiactiva

Cuando sospechemos que existe contaminación radioactiva lo más apropiado es alejarse del foco de contaminación. En caso de exposición, se recomienda destruir la ropa y objetos que se llevaran encima. Por otro lado, ante una exposición a la radiación beber vino tinto, método empleado por marineros de embarcaciones con armas radioactivas, puede ayudarte un poco en caso de exposiciones leves.

2.1.1.3. Riesgos microbiológicos y enfermedades contagiosas

Puede verse envuelto en una situación de supervivencia en algún lugar debido a una epidemia, sobre todo en países poco desarrollados, pero también puede ocurrir que al realizar un acto de supervivencia grupal por otra causa haya un riesgo sanitario por el hecho de tener menos medicamentos, menos higiene y más contacto humano (o contacto con animales).

Medidas de intervención, sobre la fuente de infección

  • Animal: Diagnóstico, tratamiento, aislamiento, sacrificio (incluyendo desinsectación y desratización)
  • Telúrico: control del medio ambiente y desinfección.
  • Personas: Diagnóstico, tratamiento, cuarentena/aislamiento (dependerán del tiempo de transmisibilidad de la enfermedad, de las vías de eliminación de microorganismos y de las características del medio ambiente).

Medidas sobre el mecanismo de transmisión

  • Contacto directo: Educación sanitaria (uso de mascarillas, preservativos, normas higiénicas…).
  • Contacto físico entre personas, transmisión por gotitas (partículas >5 μm, que se mantienen poco tiempo en el aire), Transmisión por aire (partículas <5 μm, son capaces de estar bastante tiempo en el aire). En estos casos los consejos que debemos seguir son los siguientes, dependiendo de la forma de contagio por contacto:
  • Cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar con la zona interior de la unión del brazo – antebrazo y realizar higiene de manos después.
  • En caso de usar pañuelos, utilizarlos desechables y tirarlos a la basura después.
  • Las personas infectadas deberán llevar mascarilla e intentar mantener una distancia mínima de 1 metro con otras personas en áreas comunes.
  • Lavarse las manos, lavar las tablas de cortar, las superficies de apoyo, los cuchillos y otros utensilios después de que hayan tenido contacto con alimentos crudos.
  • Lavar bien los vegetales y las frutas antes de comerlos.
  • Cocinar bien la carne. Los jugos deben ser transparentes y el interior no debe estar rosado.
  • No comer huevos crudos ni mal cocidos.
  • Evitar consumir leche u otros productos lácteos (quesos) crudos o no pasteurizados.
  • Cubrir mobiliario con ropa lavable, retirándola con cuidado y sin agitarla.
  • Limpiar suelos y superficies mínimo dos veces al día, prestando especial atención en zonas expuestas con mayor frecuencia al contacto de manos como picaportes, interruptores, mandos, teléfono…)
  •  En caso de compartir el baño, limpiarlo antes de cada uso.
  • Prestar especial atención a la higiene personal.
  • Evitar el contacto con enfermos y los objetos de su entorno.
  • Mantener una distancia superior de 1 metro con las personas que puedan estar o estén infectadas.
  • Trata de no saludar con besos o dando la mano
  • No te toques los ojos, la boca o la nariz con las manos (los patógenos pueden sobrevivir en determinadas superficies desde unas horas hasta varios días).
  • No son necesarios sistemas especiales de ventilación o manejo del aire. Se recomienda la ventilación de los espacios cerrados.
  • Los enfermos deberán utilizar mascarilla para minimizar el contagio.
  • Contacto indirecto (objetos intermediarios, por inmersión en aguas contaminadas, …): higiene de manos, uso adecuado de barreras (guantes, mascarilla…), desinfección y/o esterilización de instrumentos, control de aguas de consumo, recreativas y residuales, medidas de higiene, limpieza y desinfección de superficies y control alimentario.
  • Vectores: desinsectación, desratización, control de residuos.

2.2. Higiene personal

2.2.1. Prevención: anterior a la supervivencia

Desgraciadamente, la mayoría de nosotros no nos sometemos a un chequeo médico regular. Muchas personas creen que solo hay que ir al médico o dentista si algo va mal. Visite al médico y al dentista y tenga suficiente material de limpieza y protección.

2.2.2. Higiene durante la supervivencia

Cabello: No es necesario utilizar champú; Ojos: Aclararlos con agua dos veces al día; Dientes y encías: En situación de supervivencia frotarse los dientes y las encías con un dedo limpio, o bien preparar una pasta de dientes con bicarbonato o un enjuague bucal con agua y sal; Cuerpo: Lávese cada dos días las axilas, la entrepierna, las manos y los pies con agua limpia para mantener a raya las infecciones por hongos. Uñas: Tanto las de las manos como las de los pies, deben permanecer limpias y cortas.; Manos: Es de especial importancia la limpieza de manos.

CÓMO LAVARSE LAS MANOS

  • Utilizar agua tibia.
  • Añadir jabón sobre las palmas de las manos y frotar durante 15 segundos, realizando fricción mecánica en las palmas, dorso, espacios interdigitales y antebrazos.
  • Retirar el jabón debajo del grifo.
  • Utilizar, si es posible, una toalla de papel desechable.
  • Usar toallitas húmedas con alcohol o gel desinfectante cuando no se disponga de agua y jabón. Si se usa gel, frotar las manos hasta que el gel se seque. El gel no necesita agua para hacer efecto.

3. Productos de higiene y limpieza

Productos imprescindibles: Papel higiénico, Jabón en pastillas, Lejía, Bicarbonato sódico, Gel y champú, Alcohol etílico de 96 grados, Sosa caustica, Cepillos de dientes, Pasta de dientes, Seda o hilo dental, Colutorio, Detergente en polvo, Talco, cuchillas de afeitar, Espuma de afeitar, Tijeras normales y de manicura, Cortauñas, Guantes, Estropajo, Peine, Espejo, Crema labial, Vaselina, Tratamiento antipiojos, Compresas, Tampones, Toallas húmedas aptas para usar en los retretes.

3.1. Fórmulas y creación de artefactos para la higiene

  • Lejía: Con una proporción de 1:3 de ceniza y agua. Se lleva a ebullición y después dejándolo reposar de 12 a 24 horas antes de decantar la solución clara del agua de lejía. Por último, filtrar la lejía para quitar los elementos más pesados. Una solución si no se puede hervir el agua, aunque dará una lejía menos potente, sería mantener la solución con agua caliente (expuesta al sol), en un día tendremos una solución de lejía.
  • Colutorio: Podemos hacer infusiones de Hinojo y menta para hacer enjuagues bucales y dejar nuestra boca más fresca. Si tenemos bicarbonato es una de las opciones para el blanqueamiento de los mismos dientes.Otra opción es usar agua de mar. Debido a la alta salinidad del agua del mar, un enjuague de agua de mar es excelente para eliminar bacterias en la boca.
  • Jabón: El jabón líquido de camping es un concentrado antibacteriano que se puede utilizar sin agua.

Se puede elaborar jabón de distintas maneras:

  • Sosa caustica y agua. Proporciones: 25% partes de agua limpia (mejor si es destilada), 65%  de grasa y 10 % de sosa.
    • Lejía y Grasa/aceite: Combina un litro de lejía con medio litro de aceite. Lleva el producto a fuego lento y déjalo hervir hasta que espese. Agrega el jugo de limón y retíralo del fuego cuando adquiera una contextura de jabón. Vértelo en moldes y úsalo para las tareas de limpieza del hogar.
    • Saponaria: Agitar unas raíces de saponaria en agua hasta formar espuma.
  • Dentífrico o pasta de dientes:
    • Mezcla un 50% de sal y 50% de bicarbonato sódico. Si no tienes sal, con el bicarbonato será suficiente.
    • El aceite de coco virgen extra tiene la capacidad de prevenir y combatir las bacterias que se acumulan en la boca y los dientes, además de reducir la inflamación de las encías.
  • Papel higiénico:

Desde la antigüedad se ha utilizado muchas cosas: lechuga, trapos, pieles, césped, conchas marinas, algas, hojas de coco o de maíz, guías telefónicas.

  • Detergente de lavadora casero: Usaremos una pastilla de jabón (como el que hemos aprendido a fabricar), le añadiremos un vaso de bicarbonato sódico, una pizca de sal y luego un litro y medio de agua hirviendo. Removemos bien y podemos añadir algún aceite aromático. Una vez frío se puede usar en la lavadora.
  • Detergente para fregar suelos: Combinación de agua y vinagre o agua y lejía.
  • Cepillo de dientes. Una rama de madera blanda como el abedul deshilachado en un extremo.
  • Escoba: Un palo largo al que ataremos ramas muy finas. También se puede hacer escobas cortando en tiras muy finas una botella de plástico de refrescos. La boca de la botella sirve para engarzar el palo.
  • Fregona: Atamos tiras de tela a un palo.
  • Esponja: Podemos entrelazar tiras finas de tela hasta hacer una malla tupida. Si las telas son suaves con esta esponja podremos frotarnos también el cuerpo.
  • Mascarilla: Con una tela fina que haga de filtro de aire y con cordino o elástico para no tener que sujetar la tela con la mano. Empapar la mascarilla con agua o mejor vinagre hará más efectivo que el paso de aire sea más limpio.
  • Máscara de gas: El procedimiento de creación será tener un cuerpo para la visera y protección de boca, ojos y nariz fijado a la cabeza por un elástico o cordino (este cuerpo bien pudiera ser parte de una botella de refresco transparente de 2 litros, por ejemplo). Añadiremos a este cuerpo los filtros.

Los filtros de la máscara de gas es lo más importante, se componen de: algodón, carbón (que filtra el aire de muchos químicos y toxinas) y en muchos casos se suele usar cal sodada. Es importante poner varias capas de material y que el primero y último sean de algodón (para que la cal y el carbón se mantengan en el filtro y no lo inhalemos). En el caso de existir CO en el ambiente habrá que añadir óxido de cobre o óxido de manganeso.

Como ya sabemos el carbón se puede fabricar con una combustión de madera con poco oxígeno, por ejemplo, tapando con tierra la madera ardiendo. Por otro lado, la cal sodada la podemos fabricar con cal viva y sosa caustica, mezclando la sosa con el agua al 50%, se mezcla con la cal haciendo una pasta y se calienta hasta que se vuelve sólido. Después solo queda pulverizarlo.

La cal viva solo la podremos conseguir quemando la roca caliza a 900º, evidentemente necesitamos un horno que alcance esa temperatura. Para hacer sosa caustica puedes tomar la alternativa y fabricar lejía casera con ceniza y agua.

Con efectos de cerrar la creación de este artefacto, y ya que se ha mencionado el óxido de cobre (aunque es muy específico su uso), este material podremos obtenerlo calentando carbonato de cobre hasta que se vuelva negro y dejándolo reposar. El carbonato de cobre está en todo lo que sea cobre y esté a la intemperie y tiene un color verdoso.

Artículo redactado por Antonio Manuel González, instructor de la EES&B

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.