Etiquetado como: supervivencia

¿Qué se puede hacer con el aloe vera?

El aloe vera es una planta con muchas propiedades beneficiosas para la salud y el bienestar. Algunas de las cosas que se pueden hacer con el aloe vera incluyen:

  1. Usarlo como tratamiento natural para quemaduras leves: el aloe vera tiene propiedades calmantes y cicatrizantes que lo hacen útil para tratar quemaduras leves.
  2. Usarlo como humectante natural para la piel: el aloe vera es rico en nutrientes y puede ayudar a hidratar y suavizar la piel.
  3. Usarlo como tratamiento para el cabello: el aloe vera puede ayudar a fortalecer y suavizar el cabello, y también puede ayudar a controlar la caída del cabello.
  4. Usarlo como ingrediente en productos para el cuidado de la piel: el aloe vera se puede usar como ingrediente en cremas, lociones y otros productos para el cuidado de la piel.
  5. Usarlo como tratamiento natural para el acné: el aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas que lo hacen útil para tratar el acné.
  6. Usarlo como tratamiento natural para las encías: el aloe vera puede ayudar a reducir la inflamación y la hinchazón en las encías y también puede ayudar a controlar la placa bacteriana.
  7. Usarlo como tratamiento natural para el reflujo ácido: el aloe vera puede ayudar a aliviar los síntomas del reflujo ácido, como la acidez estomacal y la indigestión.
  8. Usarlo como ingrediente en bebidas: el aloe vera se puede agregar a batidos y otras bebidas como una manera de obtener sus beneficios para la salud.

Es importante no confundir el aloe vera con el agave o también llamada vulgarmente pita, ésta última es urticante y debe de ser tratada con precaución. Ponemos algunas foto para aprender a diferenciarlas:

Agave pita
Agave o pita
La planta de agave es mucho más grande, tiene espinas duras y florece una vez en su vida con un tronco que alcanza varios metros de altura.

20 recetas para hacer con aloe vera

  1. Mascarilla de aloe vera y miel: mezcla 1 cucharada de miel con 1 cucharada de gel de aloe vera y aplica la mezcla en tu cara. Déjala actuar durante 15-20 minutos y luego enjuaga con agua tibia.
  2. Batido de aloe vera y frutas: mezcla 1 taza de gel de aloe vera con 1 taza de frutas de tu elección (puedes usar frescas o congeladas) y un poco de agua o leche. Mezcla todo en una licuadora y bebe inmediatamente.
  3. Tónico facial de aloe vera y rosas: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 cucharada de agua de rosas y aplica la mezcla en tu cara con un algodón. Déjala actuar durante 15-20 minutos y luego enjuaga con agua tibia.
  4. Crema hidratante de aloe vera y aceite de coco: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 cucharada de aceite de coco y aplica la mezcla en tu piel. Déjala actuar durante toda la noche y enjuaga con agua tibia por la mañana.
  5. Remedio para quemaduras de aloe vera: aplica gel de aloe vera directamente en la quemadura y deja que actúe durante 15-20 minutos. Repite el proceso cada vez que sientas comezón o dolor.
  6. Jugo de aloe vera y naranja: mezcla 1 taza de jugo de naranja con 1/2 taza de gel de aloe vera y bebe inmediatamente.
  7. Aloe vera para el cabello: aplica gel de aloe vera en el cabello y deja que actúe durante 15-20 minutos. Luego enjuaga con agua tibia.
  8. Aloe vera para las encías: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 cucharada de agua y utiliza la mezcla como enjuague bucal. Repite el proceso varias veces al día.
  9. Aloe vera para el acné: aplica gel de aloe vera directamente en las espinillas y deja que actúe durante 15-20 minutos. Luego enjuaga con agua tibia.
  10. Aloe vera para el reflujo ácido: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día.
  1. Aloe vera para el estreñimiento: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día para ayudar a regular el tránsito intestinal.
  2. Aloe vera para la indigestión: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla después de cada comida para ayudar a aliviar la indigestión.
  3. Aloe vera para el asma: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día para ayudar a aliviar los síntomas del asma.
  4. Aloe vera para el sistema inmunológico: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día para ayudar a fortalecer el sistema inmunológico.
  5. Aloe vera para el colesterol: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día para ayudar a reducir el colesterol en la sangre.
  6. Aloe vera para la diabetes: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre.
  7. Aloe vera para la hipertensión: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día para ayudar a controlar la presión arterial.
  8. Aloe vera para el estrés: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla varias veces al día para ayudar a reducir el estrés y la ansiedad.
  9. Aloe vera para el insomnio: mezcla 1 cucharada de gel de aloe vera con 1 taza de agua y bebe la mezcla antes de acostarte para ayudar a conciliar el sueño.
  10. Aloe vera para las arrugas: aplica gel de aloe vera en el rostro y deja que actúe durante toda la noche para ayudar a reducir las arrugas y mejorar la elasticidad de la piel.

¿Cómo se conserva?

Para conservar el aloe vera, es importante seguir los siguientes pasos:

  1. Corta las hojas de la planta de aloe vera y lávalas bien con agua fría.
  2. Corta las hojas en trozos pequeños y colócalas en un recipiente con tapa.
  3. Coloca el recipiente en la nevera y deja que el aloe vera se congele durante al menos 6 horas.
  4. Una vez que el aloe vera esté congelado, retira los trozos de la nevera y colócalos en una bolsa de congelación o en un recipiente con tapa.
  5. Almacena el aloe vera congelado en el congelador hasta que estés listo para usarlo.

Es importante tener en cuenta que el aloe vera congelado puede durar hasta 6 meses en el congelador. Sin embargo, una vez que lo descongeles, es importante usarlo lo más pronto posible ya que puede perder algunas de sus propiedades beneficiosas.

¿Se puede comer el aloe vera?

Sí, el aloe vera es comestible y se ha utilizado como ingrediente en diversos platos y bebidas durante siglos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que solo se debe consumir el gel o el zumo de la planta de aloe vera y no las hojas.

El gel de aloe vera se puede utilizar para hacer batidos, smoothies, jugos y otras bebidas. También se puede añadir a ensaladas, sopas y otros platos. El sabor del aloe vera es suave y ligeramente dulce, por lo que puede ser un ingrediente versátil en la cocina.

Es importante tener en cuenta que el aloe vera contiene un compuesto llamado aloin, que puede ser tóxico si se consume en grandes cantidades. Por lo tanto, es importante moderar el consumo de aloe vera y no exceder las dosis recomendadas. Además, es importante asegurarse de que el aloe vera que se está consumiendo esté tratado y procesado adecuadamente para eliminar el aloin y otros compuestos potencialmente tóxicos.

¿Cómo se procesa para quitar del aloe vera el aloin y otros compuestos tóxicos?

El proceso de eliminación del aloin y otros compuestos tóxicos del aloe vera se conoce como «decoloración» y suele ser realizado por fabricantes de productos de aloe vera destinados al consumo humano. El proceso de decoloración generalmente incluye varios pasos:

  1. Corte y lavado: las hojas de la planta de aloe vera se cortan y se lavan para eliminar cualquier suciedad o impureza.
  2. Extracción del gel: se extrae el gel de las hojas de aloe vera mediante un proceso de corte, triturado y filtrado.
  3. Filtración: el gel se somete a un proceso de filtración para eliminar cualquier impureza o partícula no deseada.
  4. Decoloración: el gel se somete a un proceso de decoloración utilizando cloro u otros productos químicos para eliminar el aloin y otros compuestos tóxicos.
  5. Filtración y desodorización: el gel se somete a un segundo proceso de filtración y se somete a un proceso de desodorización para eliminar cualquier olor desagradable.
  6. Envasado y esterilización: finalmente, el gel se envasa en recipientes herméticos y se somete a un proceso de esterilización para garantizar que esté libre de bacterias y contaminantes.

Es importante tener en cuenta que el aloin y otros compuestos tóxicos del aloe vera son solo un problema si se consume el aloe vera en grandes cantidades. Por lo tanto, es importante moderar el consumo de aloe vera y asegurarse de que esté tratado y procesado adecuadamente antes de consumirlo.

Consejos básicos para sobrevivir si estás perdido en la montaña

Si te encuentras perdido en la montaña, es importante mantener la calma y tomar medidas para asegurar tu seguridad y supervivencia. Aquí hay 10 consejos básicos para ayudarte a sobrevivir si estás perdido en la montaña:

  1. Busca un refugio: protegerse del clima y de otros peligros es esencial para sobrevivir. Si puedes encontrar un refugio natural, como una cueva o una roca, o construir un refugio temporal, es importante hacerlo. La mayoría de las muertes en la montaña son producidas por hipotermia.
  2. Encuentra agua: si no tienes agua, es importante encontrar una fuente de agua segura lo antes posible. Puedes buscar ríos, arroyos o pozos de nieve. Y aprenden métodos de potabilización.
  3. Encuentra comida: si no tienes comida, es importante buscar alimentos naturales como frutas, vegetales y semillas. También puedes buscar insectos y pequeños animales para obtener proteínas, éstos últimos siempre hay que cocinarlos al fuego para matar posibles parásitos y bacterias.
  4. Señaliza tu posición: si estás perdido, es importante señalizar tu posición para que puedas ser encontrado por los rescatistas. Puedes hacer una señal de humo o utilizar un silbato o un pito para atraer la atención. Puedes hacer una señal SOS en el suelo con ramas o piedras, o puedes hacer un fuego grande para que se vea desde lejos.
  5. Mantente caliente: el frío puede ser peligroso en la montaña, por lo que es importante mantenerse caliente. Usa ropa aislante y trata de generar calor corporal haciendo ejercicio o manteniéndote cerca de una fuente de calor. Lleva siempre en tu equipo varias mantas térmicas.
  6. Conserva tu energía: si estás perdido, es importante ahorrar tu energía y no gastarla innecesariamente. Haz lo que puedas para conservar tu fuerza y resistencia.
  7. Mantente orientado: si no tienes una brújula o mapa, es importante tratar de determinar tu posición y la dirección en la que debes ir para salir de la montaña. Puedes usar el sol, las estrellas o los cambios en el terreno para orientarte.
  8. Sé precavido: si encuentras algún objeto peligroso, como un animal salvaje o una roca inestable, es importante mantener la distancia y no acercarte demasiado.
  9. Consigue ayuda: Si encuentras a otras personas, trata de conseguir ayuda. Ellos pueden tener recursos o conocimientos que te puedan ser útiles.
  10. Usa tu equipo: Si tienes equipo de supervivencia, como una brújula o una linterna, úsalo para ayudarte a encontrar tu camino.
  11. Haz un plan: Trata de hacer un plan para encontrar tu camino de vuelta a la civilización. Piensa en qué dirección debes ir y cómo puedes llegar allí.

MOCHILA DE 72 HORAS

Cómo hacer una mochila de 72 horas con lo necesario e imprescindible para sobrellevar la situación los primeros 3 días.

Explicamos cómo y por qué hacer tu kit de evacuación o también llamada «mochila de 72 horas» en caso de emergencias por desastres naturales; terremotos, avalanchas, inundaciones, tsunamis, erupciones, actos de terrorismo, etc. Primero debes de hacer una evaluación previa de a qué posibles situaciones de emergencia te puedes enfrentar; valora si son peligros humanos como posibles conflictos bélicos, actos terroristas, incendios, etc. o eventos naturales por estar en una zona sísmica, etc. También valora que el evento negativo puede ser generalizado al conjunto de la población, por lo que tu seguridad va a depender de tu preparación previa porque los equipos de rescate no llegarán o lo harán demasiado tarde.

Los desastres, ya sean naturales o causados por el hombre, pueden obligar a evacuaciones repentinas sin tiempo para coger lo imprescindible para subsistir los primeros 3 días. En ciudades grandes, un desastre también puede afectar el transporte público, lo que puede llevarte a buscar una ruta alternativa para llegar a casa o alejarte del desastre. Puede ser que en una emergencia te encuentres solo y te veas obligado a improvisar. Aquí te explicamos cómo hacer un kit de evacuación en caso de emergencia, el cual debes guardar en el trabajo o casa listo para llevar y mantenerte sano a salvo y preparado.

Pero antes: Es imprescindible hablar con nuestro entorno familiar y dejar establecidas instrucciones y protocolos de qué debe de hacer cada miembro de la familia en caso del evento. Es muy posible que suceda estando separados por motivos de trabajo, estudios, etc. Hay que establecer un plan de acción que incluya; a dónde ir en caso de.., a quién avisar, establecer puntos de encuentro seguros, acordar un lugar o punto de comunicaciones fuera de la zona afectada (puede ser un familiar en otra ciudad) pues seguro que en nuestro entorno más próximo las comunicaciones estarán caídas, etc.

 Cómo hacer tu kit de evacuación en caso de emergencia

La mochila 72 h se debe de adaptar al nº de personas que componen la unidad familiar.

1. Escoge una mochila apropiada. Utiliza una mochila grande de lona que sea resistente al agua y que tenga varios compartimientos y asas acolchadas. Además, esta debe tener una correa en la cintura que ayude a distribuir el peso y así poder cargarla fácilmente por largas distancias. Ya que no la vas a usar a diario, puedes comprar una barata en una tienda de descuentos, en tiendas de artículos militares, en tiendas de un dólar o incluso en una tienda de segunda mano. Piensa más en funcionalidad que en moda.

  • Pon en tu mochila una etiqueta con tu nombre e información de contacto. De ser posible, incluye algún tipo de identificación en la misma, como por ejemplo un documento de identidad de un antiguo empleo que te haya quedado; puedes olvidar tu mochila.
  • Lleva copia de los documentos necesarios en bolsa impermeable; carné, dni, pasaporte, carné de conducir, otros.
  • Lleva en una pastilla de memoria USB los documentos escaneados y otras informaciones que necesitas.

2. Guarda suficiente agua y comida. El agua es pesada, pero necesitarás tener la mayor cantidad posible. Además, necesitarás bocadillos ricos en calorías. Guarda al menos una botella de agua sellada en tu mochila y guarda más si puedes soportar el peso. Asegúrate de que el envase sea duradero para que puedas rellenarlo y taparlo con facilidad.

  • Lleva alimentos deshidratados que pesan poco y son fáciles de cocinar.
  • Guarda barras de granola o barras energéticas que sean ricas en calorías y carbohidratos y que se mantengan bien con el tiempo. Los alimentos son necesarios no solamente por la energía que proporcionan, sino también porque levantan la moral. Las frutas secas también son una excelente alternativa.
  • La mantequilla de maní (asumiendo que no eres alérgico al maní) viene en prácticos tubos, es una gran fuente de proteína y no hace falta refrigerarla o cocinarla.
  • Lleva pastillas potabilizadoras de agua y también un filtro para beber directamente de aguas sospechosamente contaminadas.

3. Guarda cinta reflectora. Los apagones han hecho que varias ciudades dejen de funcionar, forzando a las personas a caminar por kilómetros. El servicio de telefonía puede ser irregular o inexistente. Los metros pueden dejar de funcionar y, a falta de semáforos que funcionen, los vehículos pueden ir en dirección contraria. ¡Prevé! ¡Haz un plan! Ve a una tienda de textiles o de deportes, o busca cinta reflectora en la Internet. Compra de 1 a 3 metros, ya que la usarás en tu mochila y en otras cosas de ser necesario. Por lo general la venden en rollos y es de 2,5 cm (1 pulgada) de ancho o más.

  • Pon cinta reflectora en la parte exterior de tu mochila. Si es que no sabes coser, usa pegamento para tela.
  • Pega cinta reflectora en la parte trasera de tu mochila y en la parte delantera de las asas.
  • Usa bastante cinta. Esta puede hacerte visible ante los conductores o ante quienes trabajan en la emergencia.

4. Guarda un impermeable o un poncho. Elige un impermeable o poncho de un color llamativo como el amarillo para que resaltes más. Este puede protegerte de las fuerzas del medio ambiente durante una larga caminata, te puede dar refugio y, si lo cubres con cinta reflectora, puede hacerte resaltar ante los conductores y otras personas. Debes ponerle cinta reflectora a tu impermeable, ya que al usarlo puede que tapes la cinta de tu mochila. A falta de poncho puede servir cualquier plástico grande, por ejemplo de 3×4 m.

  • Dobla el poncho y guárdalo en tu mochila. Si no se dobla en sí mismo (como muchos lo hacen), puedes comprimirlo en una bolsa pequeña para que no estorbe.
  • Para compactarlo, también puedes amarrarlo con ligas gruesas para el pelo. Estas ligas también te servirán para que el cabello no te estorbe durante la emergencia (además de ser frustrante, el cabello en los ojos puede obstruir la visión).

5. Guarda una manta térmica. Puedes comprar láminas de Mylar (también llamadas mantas térmicas) en ferreterías o en tiendas donde vendan insumos para acampar. Son grandes, livianas, impermeables y extremadamente delgadas. Vienen empaquetadas de forma muy compacta, más o menos del tamaño de una venda, y es mejor dejarlas en su empaque original hasta que necesites usarlas porque, una vez abiertas, es bastante difícil volverlas a doblar. Ya que el Mylar refleja el calor, puede usarse en casos de frío extremo para retener el calor del cuerpo o, en condiciones de calor extremo, para reflejar el calor hacia afuera.

6. Guarda un silbato. En caso de quedar atrapado, un silbato hará más ruido y con menos esfuerzo que si gritaras. Además, su tono agudo tendrá más alcance que tu voz.

 7. Guarda un par de zapatillas. En el caso de una emergencia, puede que tengas que correr o caminar por largas distancias en condiciones impredecibles y no querrás hacerlo en zapatos de tacón alto o en los zapatos de cuero duro que usas para trabajar. Tu seguridad puede depender de moverte rápidamente, viajando a pie de forma eficaz. Las zapatillas son absolutamente indispensables en un kit de emergencia para el trabajo. No guardes un par nuevo, ya que pueden causarte ampollas; de ser posible, guarda un par que ya hayas ablandado con el uso pero que no estén desgastados. Hasta un par de zapatillas usadas es mejor que los zapatos o tacos.

  • Muchas zapatillas vienen con tiras reflectoras, pero puedes añadirles más. Aún te debe quedar algo de la cinta reflectora que usaste en el poncho y en la mochila.

8. Guarda medias. Guarda medias deportivas de algodón que sean adecuadas para tus zapatillas en cuanto al grosor. Evita las tobilleras, ya que estas no protegen tus talones si caminas por largas distancias. Mete las medias en las zapatillas para ocupar menos espacio y mantener así tu calzado junto.

  • Es recomendable que las mujeres que usan faldas y vestidos empaquen medias deportivas altas para que protejan más sus piernas.

9. Guarda un pequeño botiquín de primeros auxilios. Usa una bolsa de uno o cuatro litros con cierre como botiquín. Etiquétalo. Incluso puedes ponerle un pedazo de cinta reflectiva para poder encontrarlo más fácilmente en caso se te caiga o lo tengas que buscar en tu mochila en la oscuridad. Pon dentro los siguientes artículos:

  • Vendas adhesivas: guarda varias de distintos tamaños, pero en especial las de 2,5 cm, ya que son ideales para ampollas. Las vendas hechas de espuma protegen más las ampollas que las de tela y, además, pueden usarse para otro tipo de primeros auxilios.
  • Una crema antibacterial para primeros auxilios.
  • Benadryl u otro antihistamínico: una emergencia no es buen momento para tener una reacción alérgica.
  • Un auto inyector de epinefrina si es que tu doctor te lo ha recetado para alergias fuertes. Generalmente están dispuestos a darte una prescripción para varios auto inyectores para que así puedas tener varios a tu disposición.
  • Medicamentos con receta médica suficientes para durar un día o dos en un contenedor debidamente etiquetado. Si te cambian las medicinas, tienes que actualizar tu botiquín. Sé bien específico al etiquetarlo; describe la pastilla, la dosis y su función. No olvides incluir un inhalador para el asma si es que eres asmático. Puede que tengas que caminar y la calidad del aire no sea la mejor.
  • Analgésicos como la aspirina. Busca pomos pequeños en la sección de tamaños de muestra o para viajes de la tienda.
  • Una venda, la cual es ideal tanto para vendar tobillos como para inmovilizar extremidades.
  • Los guantes de látex o de vinilo (si es que eres alérgico al látex) son indispensables. Es posible que te encuentres rodeado de personas heridas o que tengas que curar a alguien con tu botiquín de primeros auxilios.
  • Un gel antibacterial para lavarte las manos.
  • Una toalla de mano: puedes usarla para limpiarte las manos, secarte el sudor de la frente o hacer señas.
  • Pon en tu botiquín una botella de tamaño de muestra o para viajes de solución salina (o solución para lentes de contacto). Puede que sea necesario que enjuagues tus ojos si es que usas lentes de contacto o si estás expuesto al polvo o a la contaminación del aire. También puedes usarlo para irrigar una herida.
  • Diferentes tipos de gasa u otros artículos de primeros auxilios. Puedes usar más bolsas plásticas de uno o cuatro litros para mantener tus artículos secos y organizados.

10. Guarda una linterna pequeña. Encuentra al menos una linterna pequeña o mediana o una linterna frontal y asegúrate de que tenga pilas nuevas. Las linternas tipo Maglite duran muchísimo, pero pesan más por ser de aluminio. Puedes usar las más grandes como arma para defenderte en caso lo necesites. Decide si puedes soportar el peso y si cuentas con el espacio. De ser así, puedes escoger una de tamaño grande (D-cell). Nadie te va a avisar en caso de un apagón masivo o una evacuación.

  • Busca una linterna que sea pequeña o mediana y que use pilas AA o C. Esto dependerá de cuánto espacio tengas, tus necesidades y cuánto peso puedas tolerar. Las linternas livianas de plástico son ideales. No tienes que gastar mucho en una, solo asegúrate de que funcione.
  • Existen unas linternas LED de bolsillo que son nuevas en el mercado y que son más baratas (busca descuentos), más duraderas (sin focos que se quemen o rompan) y que emiten más luz por cada juego de pilas.

11. Guarda un mapa de tu ciudad, provincia o estado. Este debe incluir las calles e información sobre el transporte público (paradas de metro). Puede que te veas forzado a desviarte, bajarte de un tren antes de tiempo o tomar una ruta alternativa, terminando así en un lugar desconocido. Ten un mapa siempre contigo para encontrar el mejor camino hacia tu destino. Perderte puede empeorar las cosas. Suelen cambiar el sentido de las calles y puedes terminar caminando por áreas desconocidas. Ten contigo un mapa de la ciudad y fíjate en las diferentes rutas que se pueden tomar.

12. Guarda una lista con números de contacto de emergencia. Puede que el servicio de telefonía no funcione o que la batería de tu celular no dure. Considera incluir los números de amigos o familiares que vivan cerca a tu trabajo, entre tu trabajo y tu casa y de alguien que pueda recogerte y darte refugio. Guarda bien los números en tu mochila. Puede que las líneas telefónicas estén muy congestionadas y que sea difícil que entren las llamadas, por lo que es mejor que no te fíes en llamar primero a Informaciones. Puede ser también que tu memoria para los números se vea afectada en una situación estresante, por lo que es mejor que tengas todo por escrito.

13. Guarda una máscara que cubra tu nariz y boca. Puedes conseguir una en tu ferretería local e incluirla en tu kit. Solo cuesta unos dólares. Si necesitas una, eso quiere decir que realmente la necesitas. El humo y los escombros pueden asfixiarte durante un incendio o terremoto. Una mascarilla puede resultar de mucha ayuda.

14. Guarda un cargador portátil para tu teléfono. Existen cargadores solares y eólicos. Otros generalmente usan algunas pilas pequeñas y convierten la energía para poder cargar tu teléfono un poco. Fíjate en páginas web de viajes, tiendas de accesorios para teléfonos celulares o en tiendas de aeropuertos.

15. Guarda algo de dinero, pero no demasiado. Guarda efectivo para usarlo en teléfonos públicos, comida de máquinas expendedoras, o cualquier otra cosa que pueda surgir. No guardes mucho, solo unos cuantos billetes y monedas. Generalmente puedes esconderlo debajo del cartón duro del fondo de tu mochila. Puedes usarlo para transporte o para comprar algo de comer o beber. No olvides de incluir varias monedas por si necesitas usar un teléfono público y logras encontrar uno.

16. Guarda un paquete pequeño de pañuelos de papel o toallitas húmedas. Pueden tener un segundo uso en caso de que los servicios higiénicos no estén correctamente abastecidos. Piensa en las distintas cosas con las que puedes encontrarte de camino a casa. Cada ciudad y sus instalaciones son diferentes.

17. Incluye una herramienta multiuso de bolsillo o una navaja suiza. Las herramientas multiuso están disponibles en la mayoría de tiendas de artículos deportivos o de campamento. La que se muestra aquí tiene un alicate el cual puede ser muy útil. Hay demasiadas formas de usar cada una de estas herramientas como para mencionarlas todas.

18. Incluye herramientas para abrir puertas y candados. En una situación dé supervivencia urbana de caos generalizado, posiblemente tengas que acceder a lugares cerrados para encontrar recursos.

19. Guarda una radio pequeña. Hay varias estaciones locales de radio que, ante una emergencia, cambian su programación. Busca una radio de transistores FM que sea pequeña y a pilas. Para que inviertas lo mínimo, puedes encontrarlas en tiendas de descuento o tiendas de electrónica. Todas las estaciones locales de radio empezarán a transmitir sobre la emergencia si es que hay una en tu área. Antes de meterla en tu mochila, asegúrate de que tenga pilas nuevas y esté apagada.

19. Lleva varios walkis para poder comunicarte de manera independiente de sistemas generales que pueden estar caidos.

walkis

20. Pega con cinta adhesiva una llave extra de tu casa debajo del cartón que está en el fondo de tu mochila. Si la llave es de tu casa, no pongas nada que la identifique como tal. Incluso es mejor si cuelgas una pequeña caja fuerte en la puerta de tu casa (de ser posible) con una llave extra dentro. Cuestan US$ 30 en las ferreterías y también son muy útiles en caso de que tú o alguien de tu familia accidentalmente se quede afuera de la casa o por si necesitas que un vecino entre a tu casa estando tú de viaje; no será necesario que arriesgues perder una llave de repuesto escondida en algún lado.

  • Otra ventaja es que si no llevas una llave de repuesto en tu kit de emergencia, puedes poner una etiqueta con tu dirección en ella. Dependiendo de tu situación, podría además ser útil incluir una llave de repuesto de tu auto (o ponerla en una caja de seguridad magnética que se monta en la llanta, ¡estas realmente funcionan!)

En caso de tener que elaborar el Kit de Evacuación de Emergencias para una unidad familiar habrá que prever las necesidades del grupo que la compone.

La importancia de la Supervivencia en nuestra vida

Charla en la que se describe qué es la supervivencia, tipos, cómo nos puede afectar y cómo contrarrestar un posible evento negativo. Esta charla es parte del tema nº1 de Roles y Anillos, protocolos de actuación y sicología de la Supervivencia, que es uno de los 8 temas impartidos en el Curso presencial.

En este punto, quiero destacar que es recomendable visualizar éste vídeo para asimilar y comprender la formación que se va a recibir en los cursos presenciales, muchos de los temas aquí comentados lo desarrollaremos en detalle y de manera práctica en el campo.

CÓMO EVITAR LAS PICADURAS DE MOSQUITOS

Recopilación de consejos de Internet para que no nos piquen los mosquitos, nos piquen poco o cuando nos piquen, qué debemos de hacer para aliviar el picor.

Diez consejos para evitar las picaduras de mosquitos

Una serie de acciones pueden permitirte evitar en gran medida la picadura de los mosquitos:

  • 1. Zonas prohibidas.
    Mejor evita las áreas donde los insectos acuden o tienen sus nidos. Por ejemplo, cubos de basura, balsas con agua, comidas y dulces sin tapar y jardines en flor. Así mismo, hay que procurar no molestar a los insectos.
  • 2. Pendiente del reloj.
    Es preferible que no salgas, en la medida de lo posible, entre el anochecer y el amanecer, ya que es el momento en el que los mosquitos pican habitualmente.
  • 3. Atención a los olores.
    No utilices colonias que desprendan olores dulces ni jabones con perfumes o aerosoles para el pelo, ya que atraen a los insectos.
  • 4. Cuidado personal diario.
    Mantener una correcta higiene corporal te ayudará, porque también la sudoración y los olores fuertes, como el de los pies, invitan a los mosquitos a picar.
  • 5. Mejor tapado.
    Es conveniente usar ropa que cubra la piel, como manga larga, pantalones largos y calcetines, así como evitar los colores oscuros y brillantes, que atraen a los mosquitos. Así mismo, es importante sacudir la ropa antes de usarla si la has tendido en exterior.
  • 6. Luces fuera.
    Si tienes la ventana de la habitación abierta, procura dejar la luz apagada, ya que los mosquitos acuden a ella.
  • 7. El aire ayuda.
    El aire acondicionado impide la aparición de los mosquitos. También puedes colocar ventiladores dentro de casa para alejarlos. Así mismo, ayuda mantener ventilada la habitación donde vayas a dormir.
  • 8. Emplea mosquiteras.
    Puedes ponerlas en la cama o cuna fijándolas bajo el colchón y asegurándote de que no estén rotas, porque constituyen una barrera física de alta eficacia contra los insectos que atacan por la noche. También puedes colocarlas en ventanas y puertas y, para mejorar la protección, puedes impregnarlas con permetrina o deltametrina.
  • 9. Uso adecuado de los repelentes.
    Debes utilizar los repelentes de mosquitos respetando estrictamente las recomendaciones sobre el modo de aplicación y la frecuencia de empleo.
  • 10. Consulta a tu farmacéutico.
    Él te asesorará acerca del tratamiento más adecuado para ti. Además, si vas a visitar un país en desarrollo en el que los mosquitos puedan ser transmisores de enfermedades, es recomendable acudir a un centro especializado en medicina del viajero o consultar con un médico antes de partir.

Fuente: https://cinfasalud.cinfa.com/p/mosquitos/

¿Qué es bueno para eliminar los mosquitos?

Algunos de los aceites esenciales más efectivos contra los mosquitos son el de eucalipto, limón, lavanda, almendras, citronela, romero o geranio.

  • El aceite de lavanda sirve como repelente de los mosquitos. …
  • La manzanilla no solo es un digestivo. …
  • Clavos pinchados en limones. …
  • Dientes de ajo pelados en un bol.

Remedios naturales contra mosquitos.

Utilizar velas aromáticas, aceites esenciales, ajo o algunas plantas son algunos de esos remedios para evitar a los dichosos mosquitos.

  1. Limón y clavo.
  2. Velas, incienso y aceites.
  3. Mosquitera.
  4. Plantar macetas de albahaca o alfábega.
  5. Vinagre.
  6. Trampa anti-mosquitos.
  7. Bolsas de plástico transparentes.
  8. Aceite de eucalipto.
  9. Manzanilla.
  10. Repelente de almendras.
  11. Aprende a hacer repelente de mosquitos con plantas del huerto.
  12. Repelente casero con menta y clavo.
  13. Aceite de hierba de gato.
  14. Naranja y clavo.

Existen muchos tipos de soluciones para ahuyentar a los mosquitos, algunos más efectivos que otros.

En primer lugar, está el uso de productos químicos, como los insecticidas o repelentes. Estos productos son muy eficaces, pero solo de manera temporal, además, tienen la desventaja de ser caros y muy nocivos para el medio ambiente y para las personas y los animales domésticos. También está el uso de mosquiteros, pero estos suelen ser muy incómodos.

Luego están los trucos caseros, los cuales son baratos y eficaces.

Si quieres ahuyentar los molestos zancudos de tu habitación, pon en práctica las siguientes recomendaciones:

1- Cuelga bolsas llenas de agua en las puertas y ventanas. Eso hará que los mosquitos u otros insectos se vean reflejados de manera deforme y crean ver a un posible depredador.

2- El olor del vinagre molesta a los mosquitos. Si colocas recipientes con agua y esa sustancia en las ventanas estos no entrarán.

3- Coloca trampas caseras para mosquitos. Para fabricarlas corta una botella de plástico casi por la mitad. La parte pequeña quedará como un embudo. En la parte del fondo de la botella (que será la más grande) coloca agua tibia, dos cucharadas de levadura y cinco cucharadas de azúcar morena. No las mezcles. La mitad donde quedó la boquilla sin tapón introdúcela en la parte donde están los ingredientes. Envuelve ambas partes con un plástico o cartón negro; solo quedará despejada la entrada de la trampa. Los mosquitos entrarán y ya no podrán salir.

Trampa mosquitos

Ver imagen en Twitter

4- Usa repelente natural de hierbas. Mezcla 25 gotas de aceite de menta, 15 gotas de esencia de clavo, 5 gotas de esencia de limón y 2 cucharaditas de jabón desengrasante. Ponte esa mezcla en el cuerpo.

5- Coloca en puertas y ventanas plantas aromáticas como romero, geranio mosquitero, citronela, eucaliptos, tomillo y albahaca.

También puedes utilizar velas con aceites repelentes que se queman produciendo un humo basado en las sustancias que contienen esas plantas.

6- En Perú es conocido que las personas que han comido huevos, les pican menos los mosquitos.

7- En Indonesia se comen la hoja de la papaya en sopa o a la plancha.

11 remedios caseros contra los mosquitos

  • Limón (o naranja) y clavo: Un excelente remedio que podrás poner en tu habitación para dormir con tranquilidad consiste en colocar un limón con varios clavos en la habitación donde duermas. Otro remedio consiste en naranja, clavo y una vela.
  • Fragancias en forma de velas, incienso y aceites: Especialmente efectivos en espacios exteriores como el jardín, la terraza o el patio, estas fragancias exentas de tóxicos pueden ayudarte a alejar el zumbido de los mosquitos a otra parte y evitar que accedan a tu hogar. Las fragancias más efectivas son la citronella, el limón, la lavanda, el eucalipto, el laurel, el romero y la albahaca.
  • Plantar especias, hierbas y flores: Plantar deliciosas especias como la albahaca, tan propia de la cultura mediterránea te ayudará no solo a completar el sabor de tus platos, sino también a repeler a los mosquitos debido a su aroma. No solamente la albahaca te ayudará, sino también tener una maceta con lavanda, tomillo, romero, hinojo, eneldo, crisantemo, narcisos, geranios o petunias también te ayudará a repeler a los mosquitos. Una de las más efectivas es la citronella.

Planta de Citronella

  • Vasito con vinagre: Cerca de las ventanas puedes poner un vaso cuyo interior contenga una mezcla de agua con una cuarta parte de vinagre blanco. ¡Y adiós mosquitos!
  • Trampa casera: Puedes cortar una botella por la mitad y preparar en su interior un remedio casero para mosquitos consistente en agua con azúcar previamente calentada. Cuando esté fría, espolvorea levadura sobre el preparado y deja la parte superior de botella dada la vuelta en forma de embudo.
  • Bolsa transparente con agua: Desde páginas especializadas como Ecoinventos recomiendan rellenar de agua bolsas transparentes y colgarlas de las ventanas o situarlas cerca de las mismas para mantener alejadas tanto a las moscas como a los mosquitos.
  • Aceite esencial de eucalipto: Puedes prepararlo en casa solamente con cocer en agua hirviendo un puñado de hojas de eucalipto. A continuación, unas veinte gotas bastan para ahuyentar a los mosquitos, pero, además, puedes mezclarlo con tu crema hidratante o de protección solar habitual para añadirlo a tu piel y repeler a los bichos desde cualquier parte. Puedes mezclar con los aceites de tomillo, poleo, albahaca y limón para reforzar los beneficios.
  • Flores de manzanilla con agua: Debes lavarla bien y aplicarla directamente sobre la piel cada par de horas.
  • Repelente de almendras: Para preparar este remedio casero solamente debes mezclar cien mililitros de aceite de almendras, veinte gotas de esencia de geranio y veinte gotas de esencia de albahaca. Se trata de un truco especialmente aconsejable para niños y bebés porque resulta muy suave y efectivo.
  • Mezcla de menta y clavo: Combinando 25 gotas de aceite esencial de menta con 15 gotas de aceite esencial de clavo, 5 gotas de aceite de esencial de cítricos y 2 cucharaditas de jabón desengrasante obtendrás un fantástico aceite para tu piel que repelerá a todos los mosquitos que se aproximen a ti.
  • Spray de ajo: Coloca en un recipiente un poco de agua y algunos dientes de ajo cortados. Deja macerar unas horas y vierte en un spray. Pulveriza en toda la casa, sobre todo, en cortinas y vértices de puertas y ventanas. Cabe destacar que el azufre del ajo repele los mosquitos, las moscas, las garrapatas y las pulgas.
  • BONUS: Hablando de repelentes, puedes mezclar con tu loción habitual cualquier aceite esencial de las plantas citadas anteriormente. Añadiendo a tu crema hidratante lavanda, citronela o hinojo obtendrás fantásticos resultados y tendrás tu propio remedio casero contra los mosquitos. 

Para prevenir la aparición de mosquitos, debes evitar dejar vasos o botellas abiertas y emplear durante los meses de verano productos cosméticos demasiado perfumados, así como prendas de colores muy vivos. Es recomendable comer alimentos con mucha vitamina B como las lentejas, las almendras y los champiñones, así como productos ricos en vitamina C como los cítricos. Si ya es demasiado tarde, puedes emplear té verde, aloe vera o pepino para calmar las picaduras.

Fuente | Ecoinventos/Mejor con salud/Plantas y Remedios

Una vez que nos han picado:

Uno de los pequeños inconvenientes del verano es la presencia de mosquitos, que aumentan su actividad con las temperaturas altas. Capaces de adentrarse en nuestro hogar por casi cualquier resquicio, pueden hacer que nuestro descanso sea imposible. Y es que, los mosquitos aumentan su voracidad al atardecer, con lo que a veces, dormir resulta complicado cuando nos rodean estos diminutos seres voladores.

En muchas especies, son las hembras de mosquito las que perforan nuestra piel, succionan nuestra sangre y nos inyectan un anticoagulante y otras substancias que nos causan la inflamación y el picor habitual. Los mosquitos hembra necesitan nuestra sangre para la puesta de huevos.

Una vez conocido el proceso os acercamos unos cuantos consejos para aliviar los efectos de las picaduras.

Aplica frío en la zona

Una persona se moja el brazo con agua fría. ShutterStock
Lavar con agua fría

Si te acaba de picar un mosquito y no tienes ninguna alternativa mejor a mano, puedes acercarte al grifo más cercano y aplicarte agua fría en la zona afectada. También podemos aplicar hielo para que se reduzca la inflamación, teniendo cuidado de no quemarnos, por lo que es aconsejable evitar el contacto prolongado del hielo con la piel.

Utiliza amoniaco

Los bolígrafos de amoniaco, que modifican el pH de la piel, pueden ser un buen remedio contra el picor que nos genera una picadura. A pesar de que puede no disminuir la inflamación o el dolor posterior, si se actúa pronto podremos acabar con la molestia del picor, puesto que el pH básico del amoniaco neutraliza el veneno del mosquito, que es ácido.

El aloe vera es una gran opción

El aloe vera es un buen remedio para acabar con el picor que provoca la picadura de un mosquito. ShutterStock
Aloe vera

El aloe vera es un buen remedio para acabar con el picor que provoca la picadura de un mosquito. ShutterStock

Utilizada como remedio para diferentes heridas a lo largo de la historia, el aloe vera también es un gran recurso para hacer frente a la picadura de un mosquito. El gel refrescante y antiinflamatorio que poseen las hojas de esta planta es de gran ayuda si lo aplicamos sobre la zona. Con expandir el gel de esta planta y dejarlo secar sobre la herida ya actuaría. También podría utilizarse cremas compuestas de aloe vera.

Bicarbonato de sodio y agua

Esta pasta puede ayudar a neutralizar el pH de la piel tras la picadura. Para ello, hay que aplicar la pasta y dejarla reposar durante algunos minutos. Después podemos lavar la picadura y retirar este ungüento.

Utiliza tomillo para aliviar el molesto picor

Las propiedades antibacterianas del tomillo pueden ayudarnos a aliviar el dolor de la picadura y además, contribuir a que no se nos infecte si hemos cometido el error de rascarnos. Podemos triturar las hojas de esta planta y aplicarlas directamente en la herida y dejarlas durante unos diez minutos.

Albahaca para antes y después de que nos piquen

Las hojas de albahaca, además de ahuyentar a los mosquitos, puede paliar el picor de sus picaduras. ShutterStock
Albahaca

Las hojas de albahaca, además de ahuyentar a los mosquitos, puede paliar el picor de sus picaduras. ShutterStock

Los elementos que componen las hojas de estas plantas, resultan eficaces tanto para aliviar el picor de la picadura como para ahuyentar a los insectos. Tendremos que poner a hervir un recipiente de agua y añadir las hojas secas de esta planta. Después, dejaremos que se enfríe y aplicaremos un paño húmedo con este líquido sobre la picadura. También podemos utilizar una hoja de albahaca directamente sobre la herida.

Fuente: https://www.levante-emv.com/vida-y-estilo/salud/2019/07/05/seis-remedios-caseros-aliviar-picaduras/1897507.html

Principios de la Supervivencia

En la EES&B, La formación en Técnicas la contextualizamos en unos “principios generales” que ayudan en la toma de decisiones. Se estructura una metodología de generación de soluciones utilizando la inteligencia como herramienta principal.

LOS PRINCIPIOS

Nº1 DE SEGURIDAD

Valora los riesgos, utiliza la regla del 3 para simplificar que en resumen es; 3 minutos sin respirar, 30 minutos en agua helada, 3 horas en ambiente frío, 3 días sin beber y 3 semanas sin comer todas ellas acarrean la muerte. Hay que valorar cual es la situación que se está viviendo y cual de esa regla afecta primero en nuestra seguridad o la del grupo. A partir de ese análisis se aplica el protocolo PAS igual que en primeros auxilios (y en ese orden) “P” de Proteger para que no haya más daños, “A” de Alertar o Avisar a equipos de rescate o pedir ayuda, y “S” de Socorrer a las víctimas.   Cabe mencionar que, en una situación de supervivencia real, no se tiene acceso a los sistemas sanitarios, ni el nivel de seguridad médica es el de la civilización, ni el nivel de asepsia (libre de contaminación bacteriológica) es el de nuestra casa, ello conlleva que; cualquier lesión acarrea un grave peligro, cualquier herida abierta terminará en grave infección, cualquier gastroenteritis acarreará un serio peligro de vida. Por lo tanto, hay que minimizar todos los potenciales riesgos que, en una situación normal no suponen peligro grave, pero en estado de supervivencia sí lo son.

Nº2 UBICACIÓN

Localizar la posición es fundamental para saber a qué riesgos ambientales (zona climática) nos enfrentamos y, si se toma la decisión, hacia dónde desplazarnos. “No se puede dar un paso si no sabemos dónde estamos ni hacia dónde vamos”. El saber manejar sistemas de orientación, cartografía y navegación son bases que todo usuario de actividades en la naturaleza debe de dominar. El conocimiento del “ambiente” en el que estamos define las prioridades negativas de la regla del 3 a las que nos tenemos que enfrentar de manera inmediata. Si por ejemplo, estamos en un ambiente de alta montaña, la prioridad es evitar la hipotermia; construir refugio, mantener el calor, pero si estamos en un ambiente desértico es obvio que la prioridad es el agua, así pues, los ambientes climáticos definen las prioridades para la vida de la “regla del 3”.

Nº3 DIVERSIDAD

“Diversifica tus criterios para resolver problemas, no sólo sigas el camino estándar”. Se refiere a que la inteligencia y la supervivencia se definen como la capacidad del ser humano para, con los medios a su alcance, solventar problemas o retos. Conlleva un grado de imaginación para resolverlos, pues seguramente, no tendremos los medios normales para ello. En la Escuela de Supervivencia hemos establecido un juego que se denomina “el PQ de las cosas” (el para qué, de las cosas) para fomentar el lado imaginativo y “valorar” que todos los materiales tienen muchas más utilidades que aquellos para las que fueron expresamente diseñados. Recomiendo ver el vídeo en el canal de YouTube de la Escuela al respecto.

Nº4 OPTIMIZACIÓN

“Dosifica y administra todos los recursos materiales, son limitados, úsalos con criterio”. En la civilización el consumismo, uso desmedido y despilfarro de los recursos, no es que sólo sea el estándar de vida, sino que es la norma y lo promovido por nuestro sistema de vida. Debemos de ser conscientes de que, en un estado de supervivencia, tenemos pocos o ningunos recurso, limitados, escasos o inapropiados. He visto a muchos alumnos gastar los 20 metros de cordino en un solo amarre, quedándose sin cuerda para el resto de los tres días de curso. Ese proceso es el resultado de aplicar el estilo de vida en la ciudad a una situación de supervivencia. è  Es un error que se soluciona; tomando conciencia de él, y aprendiendo técnicas específicas, como por ejemplo; saber hacer nudos, racionar los esfuerzos en base a objetivos alcanzados, racionalizar el consumo de agua y no hacer ejercicios físicos intensos en hora de calor, etc..

Recuerda sus iniciales S.U.D.O.

Pincha aquí para descargarlos en pdf

La Higiene en Supervicencia

1. La higiene como incentivador de moral

Las personas que no siguen una serie de hábitos de higiene y salud no son bien consideradas por el resto del colectivo. Sin embargo, en supervivencia puede parecer un tema menor y sin importancia debido a la urgencia de mantenerse con vida.

En la Escuela Española de Supervivencia consideramos como base de la supervivencia: conocimiento, habilidades y fortalezas; el mantenimiento de la vida propia en un estado de salud óptimo es el fiel reflejo de la fortaleza, o de la voluntad de sobrevivir.

2. La higiene por salud

2.1. Higiene en el entorno / refugio

La supervivencia puede darse en todos los entornos, incluso estando en un edificio encerrados o sepultados, y es necesario mantener la higiene en todos los casos.

Es importante evitar zonas con animales muertos y excrementos, especialmente de ave. Estas zonas pueden exponerte a enfermedades como a la Histoplasmosis … Si estamos obligados a quedarnos allí: Rociar con agua las superficies, Usar mascarilla de respiración.

Si estamos en un área confinada tener en cuenta: El CO es muy venenoso, para detectarlo es necesario tener animales cerca, cuanto más pequeños mejor, por ejemplo, un ratón o un pájaro, ante un síntoma de atolondramiento del animal habrá que salir inmediatamente; Si el O2 es menor del 21% una llama disminuye; Aumento de concentración de CO2: Aumento de la frecuencia respiratoria; Concentraciones de metano: Si tenemos llamas, estas cambian de color; Una corriente de aire no tiene por qué ser de aire fresco o respirable; Necesitamos ventilar con aire que sabemos seguro.

2.1.1.1. Contaminación química o biológica

Los agentes biológicos que se podrían usar son: Patógenos: Su entrada al cuerpo es por heridas, respiración, comida… y toxinas que aparecen inmediatamente tras la exposición y penetran desde la piel, incluso sin heridas.

Protección ante agentes biológicos: Usa la mascarilla o máscara de gas si no tienes nada cubre la cara con un paño húmedo. Ponte guantes, abrocha todo y mete el pantalón por dentro de los calcetines y sal lo antes posible. Una vez lejos debes asearte por completo con agua y jabón: ropa, equipo, dientes, pelo, uñas…

2.1.1.2. Contaminación radiactiva

Cuando sospechemos que existe contaminación radioactiva lo más apropiado es alejarse del foco de contaminación. En caso de exposición, se recomienda destruir la ropa y objetos que se llevaran encima. Por otro lado, ante una exposición a la radiación beber vino tinto, método empleado por marineros de embarcaciones con armas radioactivas, puede ayudarte un poco en caso de exposiciones leves.

2.1.1.3. Riesgos microbiológicos y enfermedades contagiosas

Puede verse envuelto en una situación de supervivencia en algún lugar debido a una epidemia, sobre todo en países poco desarrollados, pero también puede ocurrir que al realizar un acto de supervivencia grupal por otra causa haya un riesgo sanitario por el hecho de tener menos medicamentos, menos higiene y más contacto humano (o contacto con animales).

Medidas de intervención, sobre la fuente de infección

  • Animal: Diagnóstico, tratamiento, aislamiento, sacrificio (incluyendo desinsectación y desratización)
  • Telúrico: control del medio ambiente y desinfección.
  • Personas: Diagnóstico, tratamiento, cuarentena/aislamiento (dependerán del tiempo de transmisibilidad de la enfermedad, de las vías de eliminación de microorganismos y de las características del medio ambiente).

Medidas sobre el mecanismo de transmisión

  • Contacto directo: Educación sanitaria (uso de mascarillas, preservativos, normas higiénicas…).
  • Contacto físico entre personas, transmisión por gotitas (partículas >5 μm, que se mantienen poco tiempo en el aire), Transmisión por aire (partículas <5 μm, son capaces de estar bastante tiempo en el aire). En estos casos los consejos que debemos seguir son los siguientes, dependiendo de la forma de contagio por contacto:
  • Cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar con la zona interior de la unión del brazo – antebrazo y realizar higiene de manos después.
  • En caso de usar pañuelos, utilizarlos desechables y tirarlos a la basura después.
  • Las personas infectadas deberán llevar mascarilla e intentar mantener una distancia mínima de 1 metro con otras personas en áreas comunes.
  • Lavarse las manos, lavar las tablas de cortar, las superficies de apoyo, los cuchillos y otros utensilios después de que hayan tenido contacto con alimentos crudos.
  • Lavar bien los vegetales y las frutas antes de comerlos.
  • Cocinar bien la carne. Los jugos deben ser transparentes y el interior no debe estar rosado.
  • No comer huevos crudos ni mal cocidos.
  • Evitar consumir leche u otros productos lácteos (quesos) crudos o no pasteurizados.
  • Cubrir mobiliario con ropa lavable, retirándola con cuidado y sin agitarla.
  • Limpiar suelos y superficies mínimo dos veces al día, prestando especial atención en zonas expuestas con mayor frecuencia al contacto de manos como picaportes, interruptores, mandos, teléfono…)
  •  En caso de compartir el baño, limpiarlo antes de cada uso.
  • Prestar especial atención a la higiene personal.
  • Evitar el contacto con enfermos y los objetos de su entorno.
  • Mantener una distancia superior de 1 metro con las personas que puedan estar o estén infectadas.
  • Trata de no saludar con besos o dando la mano
  • No te toques los ojos, la boca o la nariz con las manos (los patógenos pueden sobrevivir en determinadas superficies desde unas horas hasta varios días).
  • No son necesarios sistemas especiales de ventilación o manejo del aire. Se recomienda la ventilación de los espacios cerrados.
  • Los enfermos deberán utilizar mascarilla para minimizar el contagio.
  • Contacto indirecto (objetos intermediarios, por inmersión en aguas contaminadas, …): higiene de manos, uso adecuado de barreras (guantes, mascarilla…), desinfección y/o esterilización de instrumentos, control de aguas de consumo, recreativas y residuales, medidas de higiene, limpieza y desinfección de superficies y control alimentario.
  • Vectores: desinsectación, desratización, control de residuos.

2.2. Higiene personal

2.2.1. Prevención: anterior a la supervivencia

Desgraciadamente, la mayoría de nosotros no nos sometemos a un chequeo médico regular. Muchas personas creen que solo hay que ir al médico o dentista si algo va mal. Visite al médico y al dentista y tenga suficiente material de limpieza y protección.

2.2.2. Higiene durante la supervivencia

Cabello: No es necesario utilizar champú; Ojos: Aclararlos con agua dos veces al día; Dientes y encías: En situación de supervivencia frotarse los dientes y las encías con un dedo limpio, o bien preparar una pasta de dientes con bicarbonato o un enjuague bucal con agua y sal; Cuerpo: Lávese cada dos días las axilas, la entrepierna, las manos y los pies con agua limpia para mantener a raya las infecciones por hongos. Uñas: Tanto las de las manos como las de los pies, deben permanecer limpias y cortas.; Manos: Es de especial importancia la limpieza de manos.

CÓMO LAVARSE LAS MANOS

  • Utilizar agua tibia.
  • Añadir jabón sobre las palmas de las manos y frotar durante 15 segundos, realizando fricción mecánica en las palmas, dorso, espacios interdigitales y antebrazos.
  • Retirar el jabón debajo del grifo.
  • Utilizar, si es posible, una toalla de papel desechable.
  • Usar toallitas húmedas con alcohol o gel desinfectante cuando no se disponga de agua y jabón. Si se usa gel, frotar las manos hasta que el gel se seque. El gel no necesita agua para hacer efecto.

3. Productos de higiene y limpieza

Productos imprescindibles: Papel higiénico, Jabón en pastillas, Lejía, Bicarbonato sódico, Gel y champú, Alcohol etílico de 96 grados, Sosa caustica, Cepillos de dientes, Pasta de dientes, Seda o hilo dental, Colutorio, Detergente en polvo, Talco, cuchillas de afeitar, Espuma de afeitar, Tijeras normales y de manicura, Cortauñas, Guantes, Estropajo, Peine, Espejo, Crema labial, Vaselina, Tratamiento antipiojos, Compresas, Tampones, Toallas húmedas aptas para usar en los retretes.

3.1. Fórmulas y creación de artefactos para la higiene

  • Lejía: Con una proporción de 1:3 de ceniza y agua. Se lleva a ebullición y después dejándolo reposar de 12 a 24 horas antes de decantar la solución clara del agua de lejía. Por último, filtrar la lejía para quitar los elementos más pesados. Una solución si no se puede hervir el agua, aunque dará una lejía menos potente, sería mantener la solución con agua caliente (expuesta al sol), en un día tendremos una solución de lejía.
  • Colutorio: Podemos hacer infusiones de Hinojo y menta para hacer enjuagues bucales y dejar nuestra boca más fresca. Si tenemos bicarbonato es una de las opciones para el blanqueamiento de los mismos dientes.Otra opción es usar agua de mar. Debido a la alta salinidad del agua del mar, un enjuague de agua de mar es excelente para eliminar bacterias en la boca.
  • Jabón: El jabón líquido de camping es un concentrado antibacteriano que se puede utilizar sin agua.

Se puede elaborar jabón de distintas maneras:

  • Sosa caustica y agua. Proporciones: 25% partes de agua limpia (mejor si es destilada), 65%  de grasa y 10 % de sosa.
    • Lejía y Grasa/aceite: Combina un litro de lejía con medio litro de aceite. Lleva el producto a fuego lento y déjalo hervir hasta que espese. Agrega el jugo de limón y retíralo del fuego cuando adquiera una contextura de jabón. Vértelo en moldes y úsalo para las tareas de limpieza del hogar.
    • Saponaria: Agitar unas raíces de saponaria en agua hasta formar espuma.
  • Dentífrico o pasta de dientes:
    • Mezcla un 50% de sal y 50% de bicarbonato sódico. Si no tienes sal, con el bicarbonato será suficiente.
    • El aceite de coco virgen extra tiene la capacidad de prevenir y combatir las bacterias que se acumulan en la boca y los dientes, además de reducir la inflamación de las encías.
  • Papel higiénico:

Desde la antigüedad se ha utilizado muchas cosas: lechuga, trapos, pieles, césped, conchas marinas, algas, hojas de coco o de maíz, guías telefónicas.

  • Detergente de lavadora casero: Usaremos una pastilla de jabón (como el que hemos aprendido a fabricar), le añadiremos un vaso de bicarbonato sódico, una pizca de sal y luego un litro y medio de agua hirviendo. Removemos bien y podemos añadir algún aceite aromático. Una vez frío se puede usar en la lavadora.
  • Detergente para fregar suelos: Combinación de agua y vinagre o agua y lejía.
  • Cepillo de dientes. Una rama de madera blanda como el abedul deshilachado en un extremo.
  • Escoba: Un palo largo al que ataremos ramas muy finas. También se puede hacer escobas cortando en tiras muy finas una botella de plástico de refrescos. La boca de la botella sirve para engarzar el palo.
  • Fregona: Atamos tiras de tela a un palo.
  • Esponja: Podemos entrelazar tiras finas de tela hasta hacer una malla tupida. Si las telas son suaves con esta esponja podremos frotarnos también el cuerpo.
  • Mascarilla: Con una tela fina que haga de filtro de aire y con cordino o elástico para no tener que sujetar la tela con la mano. Empapar la mascarilla con agua o mejor vinagre hará más efectivo que el paso de aire sea más limpio.
  • Máscara de gas: El procedimiento de creación será tener un cuerpo para la visera y protección de boca, ojos y nariz fijado a la cabeza por un elástico o cordino (este cuerpo bien pudiera ser parte de una botella de refresco transparente de 2 litros, por ejemplo). Añadiremos a este cuerpo los filtros.

Los filtros de la máscara de gas es lo más importante, se componen de: algodón, carbón (que filtra el aire de muchos químicos y toxinas) y en muchos casos se suele usar cal sodada. Es importante poner varias capas de material y que el primero y último sean de algodón (para que la cal y el carbón se mantengan en el filtro y no lo inhalemos). En el caso de existir CO en el ambiente habrá que añadir óxido de cobre o óxido de manganeso.

Como ya sabemos el carbón se puede fabricar con una combustión de madera con poco oxígeno, por ejemplo, tapando con tierra la madera ardiendo. Por otro lado, la cal sodada la podemos fabricar con cal viva y sosa caustica, mezclando la sosa con el agua al 50%, se mezcla con la cal haciendo una pasta y se calienta hasta que se vuelve sólido. Después solo queda pulverizarlo.

La cal viva solo la podremos conseguir quemando la roca caliza a 900º, evidentemente necesitamos un horno que alcance esa temperatura. Para hacer sosa caustica puedes tomar la alternativa y fabricar lejía casera con ceniza y agua.

Con efectos de cerrar la creación de este artefacto, y ya que se ha mencionado el óxido de cobre (aunque es muy específico su uso), este material podremos obtenerlo calentando carbonato de cobre hasta que se vuelva negro y dejándolo reposar. El carbonato de cobre está en todo lo que sea cobre y esté a la intemperie y tiene un color verdoso.

Artículo redactado por Antonio Manuel González, instructor de la EES&B

Trampas en Supervivencia

Indicaciones antes de empezar
  

En la EES&B respetamos la naturaleza y ni somos partidarios ni nos gustan las trampas, pero por ser una herramienta para proveer alimentos en una situación extrema, las enseñamos. Su uso en España (consultar cada país) está absolutamente prohibido en todas las épocas y lugares. Sólo las enseñamos a efectos de formación y sólo sería justificable (pero no legal) su uso en caso de extrema necesidad.

         No a las trampas

Proveernos de alimentos en modo supervivencia es una de las necesidades básicas y aunque no es la prioritaria, sí es muy importante.

La alimentación con animales sigue unas reglas muy simples:

  1. Es más fácil pescar que cazar, si tienes opciones toma la primera.

2. Los animales más «asequibles» son los reptiles, tomas tus precauciones y serán presas fáciles. Y en éste caso ni siquiera tienes que colocar trampas, te buscas un palo largo para levantar piedras y troncos (nunca con las manos) y seguro encuentras algunos, ! o ellos a tí ¡, ! ten cuidado ¡

3. Antes de poner ninguna trampa hay que hacer una labor de rastreo para saber qué animales hay, las sendas de paso, los abrevaderos, las zonas de descanso, etc. Cada trampa es ideal para un tipo de animal, antes de empezar a colocar tenemos que saber cuál es el objetivo y el tipo de trampa, que definimos seguidamente.

4. Si has detestado en el rastreo previo otras presas, lo mejor es poner trampas, y muchas, porque mientras ellas están colocadas, tú puedes hacer otras tareas.

5. Revísalas cada día.

Tipos de trampas

Hay dos tipos de trampas fundamentales que se definen por el lugar de colocación; de paso o con cebo. Las primeras se colocan en sendas de animales, las segundas se pueden colocar en otros lugares pues el cebo atraerá a la presa.

Otra diferencia es si queremos la presa viva o muerta, lo que influirá en el diseño del sistema de atrapamiento. Para atrapar la pieza viva, montaremos redes o canastas de atrapamiento, y si la deseamos muerta, montaremos; picas, lazos o sistemas de aplastamiento.

Otra decisión a tomar es si la pieza la atrapamos a nivel de suelo o se eleva. Esa decisión viene dada porque si por ejemplo, vamos a atrapar conejos y hemos detectado en el rastreo previo que hay zorros, lo más normal es que cuando lleguemos, el zorro se haya comido al conejo atrapado. Por eso montamos sistemas de presas con elevación.

También será decisorio el tipo de animal al cual va dirigida lo que influirá en su estructura general, fortaleza, lugar de colocación y otros factores. 

Cada trampa es útil para un tipo de presa y en un ambiente determinado, la elección dependerá de esos factores y por supuesto de la pericia del trampero para construirla.

Estructura de una trampa

  • Estructura o soporte
  • Gatillo o disparador
  • Resorte o sistema de energía
  • Sistema de atrapamiento

Todas las trampas comparten cuatro mecanismos esenciales con algunas variaciones, son:

                        Estructura o soporte; el sistema que mantiene firme la trampa unida al suelo u a otra fijación y que le da forma y consistencia para soportarla tanto a ella como a la fuerza que tendrá que soportar de la presa atrapada.

                        Gatillo o disparador, es el sistema artesanal que con poca energía o movimiento hará saltar la energía acumulada en el “resorte” para accionar al sistema de “atrapamiento o de muerte”.

Ejemplos de gatillos
Gatillo

                        Resorte o sistema de energía, denominamos así al medio por el que se transmite la energía necesaria para que el sistema funcione; en caso de las trampas con lazo es la misma tensión producida por la presa al intentar escapar, en el caso de las trampas con pica, la energía puede proceder de una rama verde doblada (energía elástica Ee), una piedra suspendida en el aire (energía potencial Ep), o la misma energía de la gravedad al caer una presa en un foso con estacas (Energía potencial Ep).

                        Sistema de atrapamiento, que puede ser por; lazo, foso, aplastamiento, atrapamiento en caja, apuñalamiento, … En definitiva, es el sistema que o por muerte o por medios físicos impide que la presa escape.                     

Descarga de póster sobre trampas, para imprimir en A2

accesorios

Aclarando conceptos de; supervivencia, bushcraft, survivalismo, prepper.

Aclaración sobre los términos de; supervivencia, bushcraft, supervivencialismo o survivalismo, preparacionistas o preper.

Supervivencia se busca aprender a sobrellevar una situación de emergencia en un tiempo relativamente corto. Es un conjunto de conocimientos, habilidades y fortalezas cuyo objetivo es mantener y preservar la vida ante una situación extrema. El conjunto de conocimientos que comprende la supervivencia está especialmente enfocado en las primeras 72 horas pues es el tiempo en que el que, en gran medida, se define la resolución positiva o negativa del evento luctuoso que la ha provocado. Cuando se ha estabilizado la situación y la supervivencia empieza prolongarse en el tiempo, se aplican técnicas, procesos y tareas que requieren un amplio conocimiento de habilidades y oficios relacionados con el campo, denominamos a éstas materia de “supervivencia a medio plazo (SMP)” o en su término en inglés “bushcraft (BH)”. Por lo tanto, en SMP y en BH realizamos las mismas tareas, pero en la primera es para mantener la vida y sobrevivir hasta salir de esa situación en el BH es un estilo de vida elegido.

El bushcraft es una forma de vida elegida, es un estilo de vida y en su conjunto son «habilidades en asuntos relativos a la vida en el monte». Sus técnicas son similares a las aplicadas en supervivencia a medio plazo, pero el fin que se desea es otro, sus fines buscar una forma de vida utilizando los recursos del entorno, quienes los practican desarrollan, por ejemplo:

• Capacidades para construir una casa para un uso prolongado.

• Conocer y aplicar en la alimentación plantas, raíces, hongos y tubérculos comestibles.

• Habilidades para realizar la propia ropa y calzado.

• Habilidades en madera

• Crianza de animales.

• Caza, pesca y rastreo de animales.

• Agricultura.

• Alfarería.

El supervivencialismosurvivalismo (este último del inglés survivalist, también llamados preppers o preparacionistas, y por tanto se puede llamar preparacionismo) es el nombre que recibe el movimiento de individuos o grupos que se preparan activamente para sobrevivir una posible futura alteración del orden político o social, ya sea a nivel local, regional, nacional o internacional. El término survivalismo se desaconseja por no usar la raíz en español supervivencia sino la inglesa survival.

Los supervivencialistas prevén situaciones de desastres, faltas de recursos, colapsos de la sociedad, epidemias, etc y se preparan en; formación, abastecimientos y refugios para esos posibles escenarios. Practican el autoabastecimiento y la defensa propia construyendo edificios y refugios que les ayuden a sobrevivir en cada caso.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Supervivencialismo